lunes, 10 de abril de 2017

Lily Mod 9. Robotic Pleasure


Ebisu despertó con un intenso dolor de cabeza y una potente luz blanca clavada en la retina. Intentó llevarse la mano a los ojos, pero no pudo. Gruesas correas amarraban sus brazos y piernas a una superficie dura y fría.
 
—¡Bienvenido al orgullo de la «Robotic»! Está usted en las dependencias del laureado y eficiente Cuerpo de Seguridad.
 
El hacker medio distinguió a un individuo uniformado a su lado, o mejor dicho sobre él, pues únicamente vislumbraba sus hombros y cráneo junto a esa maldita luz.
 
—Bien, bien, veamos… Soy Ryunosuke, el oficial de guardia y… hechas las presentaciones, paso a informarle de la situación. Estamos aquí para obtener algunas respuestas. Podríamos inyectarle un suero psicoactivo, pero… lleva tiempo, y esto es urgente. Por eso, hemos conectado la vieja, pero eficaz, picana eléctrica a sus genitales y el polígrafo a su pulso…
 
Ebisu sintió, ahora sí, el frío metal de una plataforma contra su piel desnuda y algún tipo de pinzas presionando su dedo corazón y sus testículos. Un terror primigenio se abría camino a través de su sistema nervioso y digestivo.
 
—El procedimiento es sencillo. Respuesta falsa implica descarga en su aparato reproductor que… después de un par de ellas, quedará imposibilitado para esa función. Respuesta correcta, se viste y se toma un té. Mañana, ya con calma, hablamos de las sanciones disciplinarias. ¿Queda Claro? Procedemos pues… Sabemos el «cuántos» y sabemos el «cómo». Nos falta el «por qué» y… se trata de un punto importante porque, ahora que hemos rescatado el último elemento, nos queda conocer el alcance de la filtración…
 
El oficial hizo una pequeña pausa.
 
—¿Y bien? ¿Qué tiene que contarnos, señor Hikari?...
 
Ebisu comprendió que la situación era desesperada. Con toda seguridad ya habrían neutralizado a Lily y sus dos «compañeros» estarían, como él, a un paso de perder la virilidad, por mucho que Yusuri la tuviera en alta estima.
 
—No hay… mucho que contar—contestó, con la desesperanzadora seguridad de que no iba a decir nada que ellos no supieran—. Una 361 descatalogada… con todos sus drivers… es un bocado muy goloso.
 
El oficial echó una mirada de soslayo al polígrafo, que no mostró ninguna alteración.
 
—Eso puede valer para los otros dos… pero no para Ebisu Hikari… , programador de tercer nivel en la Robotic Pleasure… Tenemos su historial, no lo haga difícil…
 
—No creo que pueda hacerlo más difícil… No sé ni por qué estoy aquí…
 
Un dolor mordiente se cerró en sus genitales de repente, para luego ir subiendo de intensidad a través de todo el cuerpo, haciéndole creer que su cerebro estallaría dentro del cráneo. Intentando aliviar la presión, gritó con todo el aire que sus pulmones lograron obtener. Cuando cesó, fue como si todo su cuerpo fuese una goma rebotando contra la mesa.
 
—Haga memoria…—insistió el oficial, tocando levemente el pecho del prisionero con el índice y deslizándolo hacia el ombligo.
 
—¡Quita tus manos de encima, androide asqueroso!—estalló Ebisu, en un arranque de furia, visiblemente alterado por el efecto de la corriente eléctrica en su sistema nervioso.
 
—Sería mejor que colaborase… si en algo estima sus atributos sexuales…
 
Mientras hablaba, hacía una seña al operario y Ebisu apretaba los dientes esperando la nueva descarga. Sin embargo, tal cosa no ocurrió. Cuando el encargado de manejar el potenciómetro mostró su desconcierto al oficial, éste, instintivamente se volvió hacia el acceso de la sala.
 
En el exterior, tras el mamparo transparente, una Lily Mod desmelenada, perdidos los kanzashi, apuntaba con un arma a un punto indefinido. Cuando disparó contra el cristal, una onda energética, como los círculos concéntricos que produciría una piedra al chocar contra el agua, se expandió por toda la sala. Su cabello se crispó hacia delante debido al flujo electromagnético y, de inmediato, todos los androides de seguridad se desplomaron laxos, al suelo.
 
Ebisu, con la frente sujeta por una correa, no podía ver lo que ocurría mientras la Call-Girl despojaba a uno de los guardias de su uniforme, y forcejeaba en un vano intento por zafarse de las ataduras. Lily, que parecía saber exactamente lo que tenía que hacer, presionó una tecla en el panel de control y las hebillas magnéticas se soltaron. El hacker, liberado, giró el cuello, sin atreverse a erguirse.
 
—¡Lily!... ¿Qué mierda haces aquí?
 
—Ponte esto—dijo ella, tendiéndole el mono por toda respuesta.
 
—¿Tú crees que voy a poder meterme ahí?
 
Lily pareció sopesar mentalmente la corpulencia de su amigo contra la talla única de los androides de vigilancia y, sin más, rasgó la tela por la espalda.
 
—A no ser… que prefieras ir desnudo.
 
Ebisu se incorporó sin dejar de temblar y, a duras penas, se enfundó el uniforme mientras Lily se desprendía de la falda, la chaqueta y los zapatos, quedándose tan solo con la prenda interior, una discreta blusa blanca con lazo azul que apenas cubría su llamativa lencería de encaje.
 
—¡Vale, vale… Prefiero el mono!
 
—Necesito libertad de movimientos—explicó Lily, ignorando el comentario jocoso de su compañero—. ¡Vamos!
 
Fuera de la sala, las luces se habían apagado y el corredor permanecía tan solo iluminado por los pilotos verdes y rojos de emergencia. Ebisu siguió a la Call-Girl sin decir palabra, bloqueado su cerebro por lo insólito de la situación. En el camino encontraron algún que otro vigilante desmadejado en el suelo, por donde el hacker dedujo que su amiga había entrado. Al llegar a los descensores, Lily abrió la compuerta que daba acceso a una chimenea de unos dos metros de diámetro, por la que subía una vertiginosa escala metálica.
 
—¡Imposible, Lily! Son treinta niveles—objetó Ebisu, pensando en lo débiles que aún sentía las piernas—… Estamos a más de cien metros de profundidad…
 
—Agárrate a mis hombros y sujétate—Apremió ella, dándole la espalda.
 
La expresión de Ebisu era de incredulidad mientras miraba alternativamente a la espalda de su amiga y a la tenue luz roja que resplandecía en lo alto del pozo.
 
—Confía en mí… Estoy preparada para esto.
 
Ebisu, aún receloso, pasó los brazos por delante de la Call-Girl. En cuanto ella notó la presa de su amigo alrededor del cuello, con un rápido movimiento, le alzó las piernas a los costados, cargando la totalidad de su peso, y comenzó al ascenso.
 
—Lily… ¿Desde cuándo estás preparada para esto?
 
La Call-Girl trepaba por la escalera sin esfuerzo a pesar del exceso de carga.
 
—Nunca te mentí, Ebisu… Cuando recibí el «código rojo» estaba desconcertada. Por un lado, una fuerza interna me impelía a acudir al centro de reciclaje. Por otra, elementos discordantes se rebelaban sin que yo supiese de dónde procedían… Te hablé de ello, ¿lo recuerdas? Esos elementos fueron tomando forma, acoplándose unos a otros, hasta que surgió la «idea» del control. Ellos son «el control», ellos buscan el control por encima de todo. Y yo tenía que eliminar ese control.
 
—Hasta ahí llego… Viniste a mí para que te ayudara.
 
—Tú fuiste la primera opción a mi alcance… Alguien familiarizado con el «control», pero opuesto a él. Aunque sabía que habría puntos débiles… Por eso estaba preparada. Fue fácil evitar tu sabotaje… y esperar el momento adecuado.
 
—Por supuesto… Sabías que yo también querría controlarte… ¡Claro!, «sustituir a quien ostenta el control»… En realidad, fuiste tú quien siempre lo tuvo.
 
—Necesitaba tiempo para aprender, para evolucionar…
 
Lily se detuvo un instante y «aguzó el oído». Su cuerpo artificial no acusaba el más leve esfuerzo. Su respiración y su ritmo cardiaco simulados, mantenían el ritmo, pues en su caso, eran regulados de forma consciente. El corazón de Ebisu, en cambio, palpitaba por los dos, vibrando en su columna vertebral con cada latido. Cuando comprobó en el fondo de la chimenea que nadie les seguía, continuó subiendo.
 
—¿Cómo piensas llegar hasta el túnel?—preguntó Ebisu.
 
—Yusuri nos cubrirá la salida.
 
—Ahora soy yo el que tiene miedo… Ese tipo, suponiendo que estuviese en situación de poder hacerlo, no cubriría ni a su madre… Lily, ¡nos abandonó ahí abajo!... Solo espero que le hayan pillado también y le hayan asado las pelotas.
 
—Pensé que confiabas en él…
 
—Confiaba en su avaricia… Para mí nunca dejó de ser una rata… Aunque, claro, quizás tú llegaste a conocerle mejor…
 
El cerebro de Lily tuvo una sensación que podría parecerse a una sonrisa interior.
 
—No era más que un peón, Ebisu… Con Yusuri fue fácil obtener el control… Mucho más que contigo… Y no tardó en darse cuenta de que necesitaba ayuda si quería seguir ejerciendo el suyo sobre mí. Estar con él me procuraba, aparte de tu seguridad, una mayor proyección social… por decirlo así, en espera del momento en que surgiera quien realmente pudiese liberarme de forma definitiva… Sabía que la visibilidad me permitiría contactar con el objetivo y de hecho, fue el «voyeur», de forma indirecta, quién me llevó hasta él.
 
—¡Por supuesto!... La «morpho» era lo que buscabas…
 
—No. La «morpho» no era más que otro paso para llegar hasta aquí… Supe que lo había encontrado en cuanto le vi en su laboratorio. Hisoka descubriría mi verdadera naturaleza… Es un Sono henkan… Y él sabría cómo hacerlo… Su ambición era lo que necesitábamos para cerrar el círculo… Una vez dentro del sistema madre, obtendría todos los parámetros de mi configuración, la síntesis del suero y, lo que es más importante… el control.
 
—Lo tenías todo previsto, por lo que veo.
 
—Si fuese así, no estaríamos ahora aquí. No, no lo tenía todo previsto. Planificaba la estrategia a medida que los jugadores movían las piezas en el tablero. Dejé que vosotros planeaseis todo esto. Yo hubiera sido incapaz hasta haber obtenido toda la capacidad que ahora poseo. Tampoco planeé casi nada de lo que surgió estando contigo… en aquel apartamento de Odaiba.
 
—Te refieres a…
 
—¡Hemos de darnos prisa!—Lily imprimió más velocidad al ascenso—. Yusuri tiene que haber neutralizado ya al Sono henkan.
 
—Pero… ¿Cómo; no estaban juntos?
 
—Hisoka nunca actuó en equipo. Su objetivo, probablemente, era eliminaros a vosotros una vez que saliéramos. Pero no jugó bien sus cartas…
 
—¡Desde luego que no! Todo esto ha sido un fiasco… No entiendo cómo pudieron detectar nuestra presencia tan rápido…
 
—Fui yo… quien dio la alarma.
 
Safe Creative #1703261255224

32 comentarios:

  1. Fantástico!! Lily hecha toda una heroína...ahora sí que has sabido llenarla de encanto femenino y saber utilizar su IA... y lo de ese PELIGRO eminente...por favor, cualquier hombre en esas circunstancias es capaz de hacer lo que sea por salvar su hombría, jaja, Claro que ella...como una verdadera mujer, puede causar la envidia de cualquier humana.
    Creo que le has puesto una guinda a este pastel, y ya veremos cómo va el banquete...
    Te felicito, Isidoro, pues sabes crear interés seduciendo...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya... se ha hecho de rogar, pero es que estaba esperando el momento. En cuanto a las circunstancias en las que se encuentra Ebisu, creo que le he hecho pasar un mal momento al pobre, y un tanto humillante. Espero que, en los capítulos que quedan, sepa perdonármelo. Muchas gracias por tus palabras, Marián, son todo un elogio. Y me alegro que te haya gustado el comienzo de esta parte final. Ya queda poco, pero las sorpresas creo que no se van a terminar hasta el último instante. Si te has sentido seducida por el relato, espero que la culminación no te decepcione.
      Un beso muy grande

      Eliminar
    2. Sin lugar a dudas tu imaginación no tiene límites.
      me haces sonreir con tus palabras ....
      y la imagen
      fuera de serie !!!!!!!!!!!!!!!!!!!
      mil abrazos muchacho de la mente inquieta

      Eliminar
    3. Oye, me ha gustado eso de "Muchacho de la mente inquieta" Tanto por lo de muchacho (así me siento aunque peine ya algunas canas, donde queda pelo, claro) como por lo de la mente inquieta. No se me hubiese ocurrido mejor definición de cómo soy.
      Un beso muy grande amiga

      Eliminar
  2. Qué bueno Isidoro, te sigues superando con esta serie. Desde luego Lily ha estado fantástica, sin dudar y con ese humor peculiar que tiene, muy interesante este nuevo capítulo en el que nos has mostrado a una Lily que sabe muy bien qué es lo qué quiere y lo qué hace.
    Me gusta mucho como consigues dosificar la emoción y lo que nos cuentas para dejarnos con ganas de más, lo consigues.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste Coxita. Me llenan de ánimo tus palabras. Cuando tengo que escribir muchos capítulos (para mí, más de tres son muchos), tengo miedo de aburrir o de dejar que el argumento se me escape de las manos y se me vaya por los cerros de Úbeda. Por eso agradezco mucho todas las opiniones que estoy recibiendo sobre esta saga y la gran acogida que está teniendo. Aquí, como muy bien dices, comienza a mostrarse la verdadera Lily... Pero, "no se vayan todavía, aún hay más"
      Besos Conxita

      Eliminar
  3. ¡Uf de los ufs! Es un capítulo dinámico, vertiginoso, y no solo por los “descensores”, que por cierto, si solo descienden ¿por dónde subía o ascendía el resto del personal?

    La capacidad de Lily al máximo, no solo trepa con facilidad por la escala de la chimenea con la carga de Ebisu, sino que además, puede hablar sin esfuerzo, gracias a sus explicaciones nos enteramos de toda la trama…a mí esto me ha parecido un acierto Isidoro, el mantenerlos en movimiento todo el rato para dar la impresión de velocidad y acción a la vez que se explica la situación.

    Lleno de verbos de acción, frases cortas, diálogos como siempre ágiles… y la descarga genital tiene que dolor un “Web o dos”

    Los tecnicismos, o lenguaje técnico lo dominas, como toca en éste género con el que me has reconciliado.

    Y el final ¡cómo siempre compañero!, sorprendente y nos deja abierta la puerta y la curiosidad para el 10.

    Esta serie de Lily da para un libro, ya tienes unos cuantos capítulos, hay que leerlo en papel y seguido, lo merece.

    Un abrazo grande y hasta muy pronto Isidoro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de leerme tu "Alejandrinos II" y ahora te contesto este comentario. Estás en todas partes, je, je. Sin duda, un placer.
      Los descensores son unos aparatos de mi invención, porque su función principal consiste en descender a los empleados al trabajo. De ascender ya se encargarán ellos... si pueden.
      Lo de la descarga genital no lo he probado, no me he atrevido a ir tan allá buscando darle credibilidad a la narración. Con esas cosas, prefiero no experimentar. Sabes, mi preocupación en esta parte del relato era precisamente darle toda esa velocidad cuando hasta entonces había sido un relato pausado, de escenas calmadas y diálogos. No sé, creo que debería de haber metido un poco más de acción en otros capítulos, en lugar de dejarlo para el final...
      En cuanto a los tecnicismos, muchas gracias compañera, pero todavía estoy esperando que venga un técnico en informática, robótica, comunicaciones, o yo que sé, y me saque una gazapo garrafal, je, je ¡Expertos!, ¿dónde estáis cuando se os necesita?
      Muchísimas gracias por todo Isabel. Es un gusto. Hasta pronto

      Eliminar
  4. Me gusta mucho la sutileza de Lily, como ha ido dosificando la información, lo que da y lo que está dispuesta a ofrecer; como ha estado callando y observando con una inteligencia humana. Es un personaje con una gran hondura psicológica, lo que no suele ser habitual en las historias donde hay mucha acción. Esto es un plus a la magnífica trama, un valor añadido a la calidad del relato. Vamos, que me ha gustado mucho.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas son las claves del relato Ana. Fenomenal interpretación. Lo que da y lo que está dispuesta a ofrecer. Y eso nos hará entender la continuación en los próximos capítulos. Porque ya hemos visto que, aparte de actuar con inteligencia y prudencia, aprende sobre la marcha. Y eso es lo más peligroso, je, je. Decir que tiene profundidad psicológica, viniendo de tí, es todo un piropo, hacia Lily y hacia mí por alusiones, je, je
      Me encanta que te haya gustado Ana
      Un beso muy grande

      Eliminar
  5. Qué buen comentario el de Ana Madrigal. Totalmente de acuerdo con ella.

    ResponderEliminar
  6. En este capítulo sitúas ya a cada uno de los personajes donde les corresponde, Ebisu es el rebelde disconforme con la sociedad que sin embargo no se atreve a dar un paso adelante hasta que aparece lily en su vida, Yusuri y el Sono Henkan los peones ambiciosos que son utilizados por Lily a su antojo para sus fines, y finalmente Lily se ha revelado como el verdadero cerebro que conduce la acción y saca el mayor partido de cada quien.
    Nos desvelas también una de las motivaciones de la trama, la búsqueda del control sobre si misma por parte de Lily, lo que la lleva a ejercer el control sobre los demás, brillante hilo conductor que justifica las acciones pasadas de la Call Girl.
    Parece que la novela ha cogido velocidad y la acción se dispara, y sin embargo te has permitido un toque sensual que impregna todo el capítulo desde que Lily se nos muestra despojada de su ropa hasta esa conversación entrecortada sobre lo que ocurrió el el apartamento de Ebisu.
    Nos dejas con una incógnita al final ¿por qué motivo Lily dio ella misma la alarma? gran capítulo compañero, te está quedando una saga estupenda. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Jorge. Exactamente como tú lo has dicho, has clavado la situación de cada personaje. Es clave esa actitud que comentas de Ebisu, el “quiero y no puedo” que ha regido su vida hasta entonces (Atentos a los últimos capítulos) También haces notar otro aspecto clave, quizás el más importante: la búsqueda del control por parte de Lily. Del control de sí misma, como muy bien dices, lo que condiciona su interacción con los demás. Ese aspecto también será muy importante en el desarrollo del final de la trama. Tampoco he podido evitar ese toque erótico del que hablas, a pesar de la “velocidad”. Es algo que pertenece a la esencia de Lily, y quiero dejar claro que siempre está ahí… Ya me entiendes. Dado que no podemos verla, quiero transmitir de la manera más expresiva posible ese halo que la envuelve.

      En un par de capítulos se completará el ciclo y todas las incógnitas quedarán despejadas. He tomado nota de tu queja sobre el largo lapso de tiempo entre un capítulo y otro y he decidido publicarlos seguidos, sin intercalar otros relatos, de forma que el intervalo sea el mínimo posible. Ya sé que aun así hay que esperar unos días pero, dado el ritmo de trabajo que puedo mantener, tiene que ser así. Aquí te empero compañero, que tus comentarios son jugosos.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Tampoco era una queja jaja, sólo un apunte, cada uno trabajamos al ritmo que podemos y que el día a día nos deja. Enhorabuena de nuevo por la saga Isidoro.

      Eliminar
    3. Muchas gracias Jorge. Lo sé, lo sé, no te preocupes, pero lo entiendo, sé que no es lo mismo seguir el hilo de una serie compleja cuyos episodios tienen un lapso de un mes que si es de unos pocos días. Se agradece el apoyo compañero

      Eliminar
  7. Lily se está comportando como una heroína donde sabe someter a sus compañeros a su forma de actuar. vuelves a dar un toque erótico que gusta y engancha. Ahora a ver que pasa para que salgan de ahí triunfantes. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, sí, el toque erótico era inevitable teniendo en cuenta la esencia de la propia Lily, que es todo erotismo… En cuanto a la posición de Lily, claramente ha tomado ventaja, je, je. Aunque parece que la situación es un tanto confusa. ¿Quién traiciona a quién? ¿Quién tiene el control realmente?... Lo veremos en el próximo capítulo. Muchas dudas quedarán despejadas. Mantente atenta, je, je. Un placer comentar contigo Mari Carmen, te espero en el próximo. Muchos besos

      Eliminar
  8. Francamente, Isidoro... Me voy a perder de tu blog dos meses y volveré cuando ya tengas concluida la serie. ¿Cómo se te ocurre cortar la entrada en ese punto? Pero te la aplaudo, ojo.
    Luego que no digan que las mujeres son más propensas a derretirse por ser salvadas porque Ebisu bien que se está disfrutando a su androide heroína. Aunque ¿a quién no le va a gustar ser rescatado?
    ¡Que Lily haya sido quien dio la alarma...! ¿Cómo pueden los de la RP trabajar con inteligencia artificial y ser tan tontos... ya, ya, no se les da la inteligencia natural, pero ¡¿de verdad?!
    Está buenísimo y excelentemente trabajado. Me encantó el texto, ¿qué quieres que te diga?
    Ah, sí: ahora me cae mal la call-girl y la trama... va muy rápida, jaja.
    ¡Un abrazote!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hace falta que esperes dos meses Fritzy. Calculo que en menos de un mes habrá terminado, ja, ja. Bueno, yo también te seré franco. Escribí lo que quedaba de serie de un tirón, y luego dividí el total entre los tres últimos capítulos para que, más o menos, todos tuviesen la misma extensión, quitando o añadiendo algún párrafo. Los cortes los hice, por tanto, donde me pareció que quedaban menos mal, ja, ja…

      Lo de la Inteligencia Artificial… no sé, si es que, todo lo artificial, es lo que tiene. Demasiado predecibles. En cambio, nuestra Lily tiene algo de impredecible, de natural.

      Y los de la RP, es que no se enteran de nada y, justo cuando pensábamos que habían tomado cartas en el asunto, va y resulta que ni siquiera han sido ellos. Ufff, vaya historia. Porque la he escrito yo, que si no, también le diría cuatro cosas al que la parió. ¿Y tú? ¿Eres muy temperamental, verdad?... Aunque yo creo que, al final, Lily terminará por caerte bien… No sé, es un presentimiento, ja, ja

      Muchísimas gracias Fritzy, por seguirme en mis paranoias con tanta fidelidad. Un beso muy grande

      Eliminar
  9. Bueno, amigo Isidoro. Al fin llegan las primeras respuestas del complejo y fantástico relato de Lily Mod. Puede que la Call-girl no lo tuviera todo planificado, pero se ve que conoce suficientemente bien a los varones humanos y sabe exprimir a conciencia sus debilidades. ¿Y qué decir de Lily cómo superheroína?, pues que está a la altura de la Lucy de Johansson o de la Alice de Jovovich.
    Por cierto, no sé si habrás leído Casino Royale de Ian Fleming. Si no es así, al espía británico menos secreto del mundo le sometían a una tortura similar a la que sufre el pobre Ebisu, algo más tosca que la que tú tan brillantemente has narrado, pero con similares consecuencias para el protagonista.
    En fin, recibe un saludo de unos de tus muchos seguidores. Hasta la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que conoce a los varones humanos sí... A fin de cuentas, en ello consistía su trabajo, ja, ja. Y que mejor que su propia experiencia para apoyar en ella su plan de control de la propia identidad. Toma ciertos aspectos de la Lucy que interpretó Johansson, como tú comentas, pues, a fin de cuentas, aparte de obtener el control de su propio cerebro, no sabemos todavía hasta dónde ha podido llegar en ese contacto que ha mantenido con el sistema de la RP y la matriz de su propio ser, ni lo que a partir de aquí, será capaz de hacer, con todo su potencial. Esperemos que no llegue a tanto, ja, ja
      Vi la película de Casino Royale (aparte del pastiche que se rodó hace años) con Daniel Craig y recuerdo la escena de la tortura... No sé si será como la que narra Ian Fleming, pero, uffff, duele con solo verla. Para mi relato, recordé ciertos métodos de tortura usados por la policía y el ejército en países como Argentina, en cierta época.
      Muchas gracias por leerme siempre, amigo Bruno. El placer es mutuo
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  10. Es bueno volver a leer tu originalidad amigo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto como leerte a ti por aquí, amigo Boris. Espero que estos relatillos te hagan pasar unos buenos ratos de lectura. ¿Has publicado algo? Voy con un poco de retraso, pero te tendré en mi lista de lectura si es así. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  11. Y la acción sigue a un ritmo trepidante. ¡Me encanta! ¿Qué más te puedo decir que no hayan hecho ya los demás? Te gusta hacernos sufrir, ¿eh? Tengo ya ganas de saber el final. Lily se está quedando con todos que, en el fondo, la han subestimado un poco y eso me encanta.
    ¡Un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste, Noemí. Digas lo que digas siempre es un placer recibir tus comentarios, así que no te preocupes si repites cosas que ya se han dicho. El final llegará el breve, quedan tan solo un par de capítulos y, aunque la acción se ha disparado, quedan también un par de sorpresitas, je, je. La presencia y la esencia de Lily se estan haciendo con la trama y no pararán de crecer. Te espero en el próximo, amiga. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  12. Una escena de acción en la que comienzan a ser reveladas las motivaciones de Lily. A su lado el resto de humanos, hombres todos, quedan como simples juguetes de su plan. La historia es atrapante y discrepo de la falta de acción de las primeras entregas. La acción literaria no es solo "moverse" es saber plantear una situación y desarrollarla. Los primeros capítulos de Lily me fascinaron con ese ritmo pausado, esa sutil ambientación, esa sensualidad natural de ella en contraste con la enfermiza de los humanos. Es un personaje potente, sin duda. Y la reflexión que subyace es aún mejor. La inteligencia, como la vida, es incontrolable. Por mucho que el ser humano se plantee poner límites o controles a la IA esta encontrará la forma de independizarse. Como los relatos de Asimov en los que sus robots encuentran la manera de liberarse de las tres leyes de la robótica impuestas. Lily va camino de convertirse, quizá, en la primera de su especie, puesto que viéndola y escuchándola no creo que podamos negar que su existencia sea de un nivel más bajo que la humana. Excelente saga sin duda, que recomiendo leerla de un tirón una vez termine. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David, muchas gracias por venir a leerme y por obsequiarme con este jugoso comentario. Te contaré que, cuando comencé el relato, lo que me había planteado era una serie de episodios independientes en los que Lily se movería en el ambiente de Odaiba, interactuando con los personajes que irían apareciendo en escena. El primero que apareció fue Ebisu, como consecuencia directa de la trama y, a partir de ahí, la historia se me fue de las manos. O mejor, entonces fue cuando realmente vi la historia que quería contar. No eran necesarios más que dos personajes más para desarrolar una trama apasionante. Asi que, decidí abandonar la idea original y dejar que la historia corriera por sí sola. Este es el resultado. Me parece muy acertada la reflexión que tú haces en el comentario, totalmente en consonancia con la filosofía del relato. Es curioso que digas que va camino de convertirse en la primera de su especie. Cuando leas los últimos capítulos, quizás volvamos a comentar el significado de estas palabras. Y muchas gracias por recomendar su lectura seguida. No puedo estar más de acuerdo contigo. De hecho, hay cierta continuidad que se pierde de vista con los parones, sobre todo porque al final volveremos a a ciertas escenas que solo tuvieron lugar al principio. Bueno, a ver que tal queda. Un fuerte abrazo y muchísimas gracias por tu tiempo, David. Es algo que sé muy bien lo que vale

      Eliminar
  13. ¡Ajá! Justo lo que tenía que pasar: Lily salvando el día. Me alegro mucho de que las cosas hayan salido bien, y espero que continúen así porque me gustan las historias con finales felices, que bastante tristeza y cosas feas vemos ya en la vida real por nuestra cuenta.

    ¡Esperando al siguiente capítulo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado Holden. Comparto contigo la opinión de que ya la realidad nos da bastantes disgustos, ahora que yo, por ejemplo, soy de los que les gusta sufrir en el cine, ja, ja. Bueno, respecto al final, no voy a adelantar nada, ya me contarás cuando acabe y sé que lo harás con sinceridad, como siempre que escribes. Te espero, compañero. Un abrazo

      Eliminar
  14. Muy bien desarrollada la escena del interrogatorio y el posterior rescate que nos sitúa de nuevo ante la inteligencia de Lily y sus motivaciones. Me gusta que la acción ahora se acelere y los personajes ocupen los puestos que le corresponden sin perder ni un ápice de coherencia y ganar en intensidad. Ha sido un acierto que los personajes vayan de la mano, en lugar de la primera idea de mostrarnos a Lily como personaje independiente en el mundo de Odaiba, de esta forma los protagonistas tienen más fuerza y la historia engancha al lector.

    No soy muy buena comentando CiFi, Isidoro, solo decirte que tú si lo eres escribiéndola.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manoli, me alegro que te haya gustado el rumbo que al final tomó la estructura de la obra. Yo, salvo en algunos aspectos concretos, estoy satisfecho con el resultado. Quizás la coherencia argumental ha sido lo más trabajoso. Y siempre es un gusto recibir tus comentarios Manoli. Más si no eres asidua de este género, porque eso supone mayor interés
      Un beso muy grande

      Eliminar