lunes, 27 de marzo de 2017

Lily Mod 8. Ashio Dozan

 
Del apeadero partía un túnel que, cruzando las vías, tomaba la dirección del complejo. Yusuri, Ebisu y Lily se internaron en la oscuridad, mientras que Hisoka continuó por el exterior. Una llovizna persistente oscurecía el día, lo que ayudaba al ingeniero a mantenerse al resguardo de miradas indiscretas según avanzaba por las calles desiertas, como un fantasma encapuchado, entre vehículos oxidados y enseres de todo tipo arrojados desde las ventanas, ahora cubiertos por una densa maleza que daba al lugar un aspecto postapocalíptico.
 
Ashio Dozan era una de las muchas ciudades abandonadas en Japón, ya fueran antiguos yacimientos minerales agotados en el siglo XX, como era el caso, o modernas urbes creadas a la sombra de grandes centrales nucleares de fisión que, debido a su peligrosidad y al avance de la fusión nuclear, en cuyo desarrollo el archipiélago nipón era pionero, fueron siendo desmanteladas a lo largo del siglo siguiente. Algunas de ellas incluso tuvieron que morir en medio de intensos conflictos sociales subyacentes, como los que ocurrieron en aquella población, en la que sus habitantes quemaron los viejos automóviles de combustión interna, destruyeron el mobiliario urbano o llenaron las calles de basura, dejando a su marcha un paisaje que, durante decenios, se convertiría en la triste imagen de un Japón sumido en la peor de sus crisis internas.
 
Al cabo de escasos minutos, Hisoka había localizado una estructura desde la que tenía una visual perfecta de la entrada al centro tecnológico. Se encaramó a la plataforma más elevada y extrajo sus herramientas de la bolsa, una tableta digital, un nanodrone de alta tecnología y una estación emisora multicanal. Las gotas de agua que resbalaban por su cobertor caían en la pantalla iluminada, distorsionando los caracteres que comenzaban a aparecer en rápida sucesión. Con movimientos calculados al segundo, tecleó y activó el nanodrone, que inmediatamente se elevó camuflándose en la bruma y, acto seguido estableció unas coordenadas en el software.
 
Sono henkan, el transformador, sabía que los empleados de la compañía eran remitidos desde los puestos avanzados de control, en sus correspondientes turnos laborales, mediante lanzaderas. Igual que cualquier visita que hubiese obtenido acreditación. El acceso subterráneo era usado en muy contadas ocasiones y siempre bajo una estricta vigilancia. Su misión consistía, por tanto, en enmascarar la señal térmica y biométrica que emitían los tres intrusos, así como inhibir el campo protector, de forma que ellos pudiesen colarse en el complejo sin ser detectados.
 
A una señal de Hisoka a través de los auriculares ocultos, los «topos» se lanzaron a través del corredor en penumbra, fijos los ojos en la grisácea luz del fondo, tratando de seguir una línea recta que les permitiese evitar los posibles obstáculos, antes de que el sistema de seguridad pudiese reiniciarse y su presencia ser descubierta en cuestión de segundos.
 
Una vez dentro de la cúpula energética, estarían solos. El ingeniero únicamente controlaría el entorno exterior y el momento de salida.
 
Hisoka, desde su posición, consultó el cronógrafo del monitor en el mismo instante en que hacía su entrada en el hangar la lanzadera del último turno, y observó el movimiento, casi imperceptible, de tres sombras que se mezclaban con los empleados que, con marcial disposición, componían filas ante los controles de entrada.
 
Con sus células de identidad falsificadas, Yusuri y sus compañeros no tuvieron dificultad en atravesar los arcos de identificación. Una vez dentro, con paso seguro, se dirigieron cada uno a su objetivo. Ebisu y Lily continuaron por la galería central mientras, el que fuera técnico en sistemas de vigilancia, se desviaba hacia una puerta lateral, aledaña a la zona de recepción.
 
—¡Buenos días, compañeros! ¿Dónde está la matrix que no responde?... ¿Qué código reporta?
 
Los tres empleados de seguridad se miraron perplejos ante la decidida entrada del técnico . Uno de ellos tomó la tarjeta de identificación que le mostraba y frunció el ceño.
 
—No tenemos ningún reporte—dijo—. ¿Quién os ha pasado el aviso?
 
—¡Y yo que sé, colega!—contestó Yusuri con fastidio— ¿Sabe la mano lo que hace el pie? Comprobadlo vosotros, que para eso os pagan… Y de paso, que os digan la fecha de la última revisión.
 
Mientras uno de los empleados hacía las comprobaciones, Yusuri apoyaba la barbilla en sus manos enlazadas sobre el mostrador y movía sus ojillos de rata entre los múltiples monitores, que emitían imágenes en tres dimensiones de las distintas dependencias del centro.
 
—Vale, parece ser que ha sido desde el nivel tres…—dijo al fin el operador—pero no sé por qué no tenemos el comunicado…
 
—No problemo, baby… —zanjó Yusuri, dirigiéndose a la sala contigua mientras levantaba el pulgar de la mano izquierda—Abridme el código de la matrix que no va. De paso, os voy a dejar hecha la revisión… Ah, y me vais rellenando el formulario de incidencia.
 
Satisfecho de su actuación, el voyeur de Odaiba se introdujo entre las máquinas, oculto a la vista de los empleados, y desplegó su parafernalia, en la que únicamente un pequeño dispositivo iba a cumplir la función para la que había sido diseñado y que era, colarse en la intranet, abrir un poro en la membrana virtual e introducir un troyano capaz de franquearle el paso al sistema de monitorización y accesos. Entonces podría guiar a los dos panolis a través del complejo.
 
—Estoy dentro, compadre… ¿Dime qué tengo que buscar?—escuchó Ebisu a través del minúsculo auricular—.
 
—Busca un sector con unos cinco grados menos de temperatura… Ahí es donde deben estar los servidores centrales—susurró el hacker al cuello de su camisa—.
 
—No veo nada que llame la atención…
 
—No esperes encontrarlo en este nivel, mira más abajo…
 
Yusuri cambió la visual de su monitor y la redujo hasta obtener un croquis tridimensional de todo el complejo. En la pantalla apareció una estructura con forma de paraguas invertido. En uno de los extremos de la sombrilla, un azul eléctrico se distinguía claramente de los rojo y ocre del resto, a través del filtro térmico.
 
—¡Joooder!... Tienes razón, aquí está. Tendréis que buscar un descensor, bajar al treinta y luego moveros en dirección norte.
 
Yusuri guió a la pareja en su periplo, por compuertas y pasillos, facilitándoles en cada caso las claves y patrones necesarios para continuar. Ellos se movieron con decisión para evitar sospechas o preguntas inconvenientes, cruzándose en varias ocasiones con empleados que los miraban asépticamente, hasta llegar a la profundidad del «paraguas» y el núcleo buscado. Sin embargo, una vez allí, les quedaba una dificultad que superar. No todos los terminales tendrían acceso a la información clave, y ahí es donde entraba en juego la habilidad del hacker.
 
Ebisu buscó un despacho vacío de cierta entidad pero discreto. Dado que todos los mamparos de separación eran transparentes, no tenía sentido cerrar la puerta, así que ambos adoptaron una postura suelta y relajada, como si no estuviesen haciendo más que ciertas comprobaciones rutinarias. Mientras él ocupaba la silla frente al monitor táctil, Lily cruzaba las piernas apoyada en el borde de la mesa y ojeaba su smartphone distraída.
 
Al cabo de un rato, cuando ya sentía que su camisa se le pegaba al cuerpo a pesar de los dieciséis grados de temperatura ambiental, Ebisu anunció que había conseguido el control del terminal adecuado y que los archivos se estaban transfiriendo. Cuando hubo terminado la descarga, fue Lily la que ocupó el puesto frente al monitor y, totalmente concentrada, como si de un ritual atávico se tratase, aplicó las yemas de sus dedos a la pantalla… Millones de datos, en texto e imagen, aparecían y desaparecían a la velocidad de la luz, y reflejos multicolores chispeaban en sus pupilas, de un negro infinito…
 
—¡Chaval, date prisa!—escuchó Ebisu en su auricular—Hisoka dice que…
 
—Oye colega… ¿Te falta mucho?—interrumpió uno de los empleados de seguridad—Tenemos un «código tres» y hemos de reiniciar…
 
—Dame unos minutos, amigo… Estoy testeando…
 
—Yusuri… ¿Todo bien?—susurró Ebisu desde su posición
 
—¡Negativo!—continuó el técnico en cuanto el empleado le dio la espalda—Algo va mal… El sistema se rearmará en quince minutos. Cualquier patrón biométrico que no esté en sus registros parecerá una chicharra roja en todos los escáneres… No podré sacaros de ahí.
 
—¡Lily, salva lo que tengas… No podemos quedarnos!—exclamó el hacker, elevando el tono—.
 
Pero la Call-Girl ni siquiera se inmutó, aparentemente ajena a todo lo que no fuera el vínculo a través del cual, como si de un cordón umbilical se tratase, succionaba el flujo vital de información que quizá le permitiese comprenderse a sí misma.
 
—¡Yo me largo!—anunció la voz crispada de Hisoka—¡Esto es una ratonera!...
 
—¡No me jodas doctor!—protestó Yusuri—¡Si me cogen, tú vas en el paquete!... Voy a salir, así que, activa el drone
«¡Chaval, te quedas solo!... Sal como puedas… o devuélveles el juguete a tus amigos…
 
Ebisu sintió que el pánico aflojaba todos sus músculos cuando habló al auricular.
 
—¿Pero qué dices?... Tenemos los datos. ¡Sácanos de aquí!... Sabes que esto es algo único, que puede cambiar nuestra vida—El hacker intentaba, desesperadamente, echar mano de los argumentos que les habían llevado hasta allí.
 
Yusuri, por su parte, trataba de reprimir el recuerdo palpitante de ciertos momentos que, de repente, se le antojaban muy lejanos.
 
—Tienes razón… Podría cambiar nuestra vida…, de conservarla… Pero me da que perdimos la opción…
 
La voz de Yusuri fue sustituida por un monótono siseo. Ebisu miró a Lily, que seguía hipnotizada por la cascada de datos y, una intensa sensación de irrealidad se apoderó de él, haciéndole sudar copiosamente y respirar con dificultad. Como si estuviese ante un ser de otra dimensión, acercó su mano al hombro de Lily. En cuanto ella notó el contacto, giró su rostro hacia él. Sus ojos tenían un color que nunca antes había visto. De repente, el monitor que tocaba se fundió en negro de un chispazo y la Call-Girl, con un pestañeo que pareció mover el aire que había entre los dos, volvió de donde quiera que hubiese estado.
 
Ebisu no tuvo tiempo de prevenirla, porque un estrépito de voces metálicas irrumpió dando órdenes, e inmensas tenazas cibernéticas se aferraron a sus extremidades.
 
—¡Llevaos la 361…!—logró escuchar, antes de que una intensa descarga eléctrica en su columna vertebral le hiciese alcanzar un nuevo umbral de dolor que, por suerte, terminó en la inconsciencia.

Safe Creative #1702200786348

30 comentarios:

  1. Me pasa como a Lily. Me he quedado hipnotizada siguiendo a Ebisu y compañía. Creo que ya te lo he dicho otra vez. Me parece admirable toda la información técnica que ofreces. Parece que está realmente escrito desde el futuro por un experto. Me quito el sombrero ante el trabajo que hay detrás, Isidoro. Un gran trabajo, en serio.

    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da rabia, tengo todos los comentarios son contestar... Ufff, pero es que no me dan más de sí las horas. no sé que haría si tuviese un blog como alguno de los que leo, con cientos de comentarios, jo.
      Bueno, pero aquí estoy. Muchísimas gracias por esa fidelidad Ana, en cuanto escribo, aquí estás. Eres un lujo de lectora. No soy un experto ni mucho menos, pero la verdad, me preocupa mucho la exactitud y la veracidad en todos los relatos. En los de CiFi tiene la dificultad añadida de que hablamos del futuro. Además otra cosa: en esta era, la tecnología avanza a pasos tan agigantados, que corres el riesgo de hablar de algo como si fuera un mero proyecto futurista cuando a lo mejor, ya se ha hecho realidad, ja, ja. y te quedas desfasado... ¿Te has fijado que es fácil saber en que año se ha rodado una película (más o menos) por el modelo de teléfono móvil que utilizan?
      De nuevo muchísimas gracias por tus comentarios, Ana. Hace un rato me he leído tu relato y, como siempre, encantado. Te cuento en cuanto pueda
      Un beso muy grande

      Eliminar
  2. Parece que lo tienen muy negro para salir de esta, pero estoy seguro de que ahora que ha despertado la robota va a hacer algo. No sé si increíble o sorprendente, pero seguro que algo se saca de la manga para que puedan salir todos airosos. En especial el pobre Ebisu, que se está desviviendo por ella y no se merece dar con sus huesos en la cárcel de una mafia, o algo peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Negro?... Ni te imaginas. Y si, yo también pienso que va siendo hora de que la robota tome cartas en el asunto. Espero que tú me digas si te resulta increíble, sorprendente o una tomadura de pelo, ja, ja. Queda poco Holden, queda poco. Ya ha empezado la acción. Muchísimas gracias por mantenerte fiel en todos los capítulos y, sinceramente, espero no decepcionar a nadie con lo que queda. Crucemos los dedos.
      Un fuerte abrazo, amigo

      Eliminar
    2. Tú nunca decepcionas. Al menos a los zorros de Carabanchel, que tenemos los colmillos retorcidos, suele gustarnos lo que escribes.

      Eliminar
    3. Muchas gracias Holden. Me hace ilusión que estas letras vuelen otra vez por mi antiguo barrio. Allí dejé muchos amigos y, lamentablemente, muy pocos conocen la existencia de este blog. Y los que la conocen, no son de leer, ja, jaaa
      Fuerte abrazo compañero y a todos los carabancheleros

      Eliminar
  3. Extraordinaria secuencia narrada con la pericia con la que nos tienes acostumbrados, Isidoro. Me ha gustado mucho como ambientas esa ciudad futura, y los diálogos son geniales: "¿Sabe la mano lo que hace el pie?" tus relatos son muy visuales, casi cinematográficos. Creo que podría hacerse una película muy interesante, pero más aún me gustaría verlo impreso en una pequeña novela, con las ilustraciones que subes. Me encanta. Enhorabuena. Nos dejas con la tensión a flor de piel, esperando la continuación, ains... no tardes.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Manoli, por la panzada que te has dado a leerte mis relatos. Así da gusto escribir. Sólo el placer de compartir opiniones, gustos o lo que sea, ya vale la pena cien por cien. Iré respondiendo a tus comentarios, no lo dudes (ya me los he leído todos, por supuesto)... Ya sabes lo que pasa con el tiempo, ja ja: que no existe.
      Eso pretendo, que mis relatos sean visuales, como si de una escena de cine se tratase. Yo los veo como una película y quiero que, quien me lea, también llegue al menos a visualizar un poco de lo que yo veo. De todas formas, es que tampoco concibo escribir de otra manera. Por eso la poesía, que es pura abstracción (eso creo yo), no se me da tan bien.
      En un futuro, pienso unir este relato en un pdf, con iñustraciones originales (otros relatos también), para lo cual ya estoy pidiendo colaboración entre los "desinteresados" miembros de mi familia... A ver si hay suerte, ja, ja
      Y bueno, la verdad es que, como ha hay mucha más acción, la tensión se palpa, desde luego que sí. Seré bueno y no tardaré tanto en publicar
      Un beso enorme maja

      Eliminar
  4. Está complicado el tema pero estoy segura que nos vas a sorprender y que Lily no va a dejar que eso acabe así.
    Excelente como todos los precedentes la ambientación y el lenguaje que utilizas, esa combinación de argot más técnico con descripciones muy vívidas hacen que me sienta dentro de una película de ciencia ficción, es como si lo viera y me encanta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conxita
      Me alegro mucho que te esté gustando y que esa ambientación y lenguaje sea capaz de meterte dentro como sí de una película se tratase. Realmente ese es es el objetivo. Como he dicho otras veces, yo mismo, cuando escribo, lo concibo como si fuera una escena cinematográfica. Y bueno, llegados a este punto, creo que las cosas tienen que cambiar porque han tocado fondo, ¿no te parece? Veamos por donde salen los personajes porque, tanto unos como otros, están en una situación complicada, efectivamente. Ya queda poco, je, je
      Un gran abrazo compañera

      Eliminar
  5. Como siempre, Isidoro fiel a la buena costumbre de iniciar los capítulos ambientándonos físicamente, al situarnos en el escenario es más fácil visualizar la escena. Es una situación gris y oscura (túnel, oscuridad, llovizna, día gris) y además restos de vehículos oxidados, densa maleza... cementerio de lo que antaño eran artilugios útiles
    En un acertado comentario que me hiciste en mi único relato de ciencia ficción, dices que para escribir CIFI hay que proyectar los que somos e imaginar lo que seremos, utilizando tus propias palabras “contraste entre la asepsis exterior (no conocía la palabreja) y los restos de lo que fuimos”…y buen ejemplo de ello es este Japón del que nos cuentas post apocalíptico.
    Y, también como siempre... (ya te conozco Isidoro), después de una panorámica general, tus pequeños-grandes gestos que nos haces focalizar la acción que se desarrolla en un plano más cercano, como una lupa o un zoom (las gotas de agua sobre la pantalla iluminada distorsoniando los caracteres), me parece genial, porque has hecho algo que todo escritor que se precie debe hacer, que nos paremos a imaginar lo que nos cuentas.
    Y luego la trama bien tramada o entramada (perdón por el trabalenguas), los aspectos técnicos, la coherencia del capítulo enmarcado en la serie, la acción y los diálogos tan efectivos y naturales, con una seguridad pasmosa al entrar en el recinto y con mucho ingenio... es como el truco de esconder unos brillante a la vista de todos en un vaso de agua...lo vi en una peli..., lo mismo que la postura suelta y relajada.
    ¿Se te escapó una o en —No problemo, baby...?
    ¡Qué buena la parte en que Lily apoya los dedos, absorbe la información y le chispean las pupilas! Otra escena que nos hiciste ver, enganchada a la “teta matriz” no solo para resolver la situación, sino sobre todo para comprenderse a sí misma.

    ¿Qué pasará en el IX... ?

    Disfruto leyéndote Isidoro. Yo también pienso volver, que lo sepas. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isabel, aquí estoy por fin para contestarte a este estupendo comentario.
      Cada capítulo de esta serie, comienza, efectivamente, con una descripción de ambiente que, además, nos introduce en el mundo futuro en el que se desarrolla la acción. Lástima que no tenga más espacio para desarrollar esto al tratarse de un relato secuenciado, pues no quiero aburrir con este aspecto. Por eso se centra más el desarrollo en los diálogos y en la acción.
      También, y sobre todo, me gusta irme a esos pequeños detalles, tan minúsculos que pasan desapercibidos, como las gotas de agua que deforman los caracteres en la pantalla, o un simple gesto del personaje. Eso es algo incluso más fácil de hacer que en cine, pues el narrador "mueve la cámara mucho más rápido" sin marear, ja, ja. Bueno, ya me conoces, ciertamente.
      En cuanto a la trama, eso es lo peor. Es lo que más trabajo me da, sobre todo hilar esos aspectos técnicos con la naturalidad y hacer coherente toda la acción, de forma que no queden flecos en los que el lector se pregunta "aquí falto algo" o "esto no puede pasar". En todo caso, agradezco que me digáis cualquier fallo que observéis en este sentido, porque es de lo que aprendemos. Yo siempre retoco algo de un relato cada vez que lo leo. También me gusta mucho el dibujo y la pintura (antes, porque ahora ya no tengo tiempo para eso. Todo se me va en escribir), y me pasaba lo mismo: nunca llegaba a terminar una obra totalmente, ja, ja. Sabes, hubo un tiempo en que realizaba retratos a pastel por encargo y dejé de hacerlo porque siempre tenía la impresión de que entregaba el retrato sin terminar y, me daba apuro cobrar así... Si es que siempre he sido un poco tonto.
      Me dio mucho trabajo pensar en la forma de entrar. No es nada fácil, en un complejo donde debe de haber tanta seguridad y, meter a tres tipos, así como así, me parecía una incongruencia total, de película mala. Por eso me llevó todo un capítulo, ja, ja... Y aún así, sigo viendo fallos (no los digo, claro)
      Para mí tienen mucha importancia los ojos de Lily (son un reflejo de su personalidad, curiosa, cambiante, excitante, tierna o dura según se tercie) Por eso le doy mucha importancia a este detalle. Cada color refleja un estado de ánimo, o una forma de ver la realidad. Hasta el final.
      La frase "No problemo", no es un error. Te encontrarás muchísimas referencias al cine de CiFi en esta serie (escondidas o no) Esta es una de ellas. Es una frase de Terminator 2, cuando el Connor niño le dice al robot que tiene que adaptar su lenguaje un poco al mundo "real" y le enseña algunas expresiones (en español en la versión original), como "No problemo" (con "o"), o "Hasta la vista, baby"
      Claro está, no todas las referencias son fáciles de pillar, je, je. Te agradezco mucho que me hayas avisado del "error" porque, fíjate, ello me ha dado pie a dar esta explicación.
      ¿Qué que pasará en el 9?... Todos muertos, ja, jaaaa
      Y yo disfruto de estos comentarios. Muchísimas gracias compañera. Hasta pronto

      Eliminar
    2. Sí sí... entiendo lo que quieres decir con el "no problemo", pero a mi me suena más al "guiri" nórdico que dice mucha guapo, muchos gracias o no problemo...todo lo demás de 10 y medio compañero así que no te mortifiques tanto, te está saliendo de lujo tu/nuestra Lily Mood.

      Eliminar
    3. Claro que sí. Si es que, en la película no deja de ser un niño norteamericano tratando de enseñarle expresiones españolas al Terminator. A fin de cuentas, un "guiri", ja, jaaaa
      Oye, gracias por la nota. Voy "sobrao", ja, ja

      Eliminar
  6. ¡Vaya qué nervios y cuánta acción! Ya estoy deseando ver qué pasa...
    Lily cada vez actúa más como una humana. Eso me gusta. Me recuerda a Blade runner, como cada vez los replicantes se iban humanizando.
    En definitiva, me encanta. ¡Sigue con el buen trabajo, Isidoro!
    ¡Un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Noemí
      Sí, cada vez hay más acción. Esos capítulos de diálogos entre los personajes y de situaciones más calmadas, ahora, al final, se van cambiando por una situación más frenética, donde todo va a pasar muy deprisa. Nos acercamos, ja, ja
      Blade Runner planea muy cerca de este relato. No puedo negar que se trata de una película que, para mí, marcó una época, e influencia mucho en mi forma de escribir CiFi. En este caso, quise tomar el tema de los androides humanizados, los replicantes como los llamaban en la peli. El tema de la IA, de los robots en general, es algo tan antiguo como el cine, con esa "Metrópolis" del cine mudo, y yo, en esta historia, he querido darle mi propia versión. Espero que os guste hasta el final, que ya está cerca.
      Muchísimas gracias, amiga, por tus palabras de ánimo y por seguirme fielmente. Es un placer escribir para vosotros
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
    2. El placer es nuestro, Isidoro. Recuerdo muy bien la película Blade runner porque la vi en clase de teoría de la narrativa, cuando estaba haciendo la carrera y me gustó mucho. Otra peli que también me gustó sobre los temas de la humanización de los robots fue la de "Inteligencia artificial", aunque era bastante más lenta. Me gustó, sobre todo, por las referencias al cuento de Pinocho, que, ne definitiva, era lo que quería ser el protagonista: un niño de verdad.
      ¡Un abrazote!

      Eliminar
    3. Sí, sí, Inteligencia artificial también me gustó mucho a mí, y por el mismo motivo. Me pareció genial esa analogía y todas las referencias que se hacían a Pinocho. Recuerdo que pensé que era tan buena la comparación que hacía la película como la rompedora idea del cuento original del niño de madera, je. je. Eso sí, cierto que todo el mundo se quejó de lo larga que era y del final, bastante lento.
      Me acabo de leer tu relato sobre otro cuento famoso, je, je. En cuanto pueda te comento
      Besos

      Eliminar
  7. Ahora sí que lo tienen crudo nuestros protagonistas. Después de la calma, viene la tormenta, como dijimos en el capítulo anterior, y ésta que se avecina va a ser de las peores. Ebisu y Lily han caído, eso parece claro, pero... ¿Qué habrá pasado con los otros dos compinches?
    Como siempre, magnífica tu descripción del mundo en el se mueve Lily Mod, con esa ciudad arrasada en la que se levanta (o se hunde, más bien), el complejo con forma de paraguas. ¿Tenías en mente la imagen de alguna película para su diseño creativo? Yo he pensado en La colmena, el laboratorio subterráneo de la Compañía Umbrella de la saga Resident Evil, aunque ésta tenía la forma que le daba el nombre.
    En fin, un placer como siempre leer tus palabras, amigo Isidoro, y hasta la próxima, que espero que no se haga de rogar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, amigo Bruno, he sido un poco malo y les he puesto las cosas muy difíciles. Ya solo con meterlos allí, era una temeridad... Aunque tienes mucha razón, había cuatro piezas en el tablero. Veamos que movimientos han hecho.
      Como siempre, muy observador y, como ya nos conocemos, te has imaginado lo que tenía en mente a la hora de crear el diseño del complejo. Muy acertado, sí señor. Bueno, en este caso, más que la forma (como tú aclaras), simplemente utilicé el nombre dado en la saga Resident Evil: Umbrella, y diseñé un lugar con esa forma. Además, me pareció de lo más adecuado: un tubo descendente con varios niveles abajo del todo como en forma de cono invertido.
      Como siempre, el placer es mío por tenerte como lector. Desde luego que sí nos volveremos a leer pronto, porque en breve me paso por tu blog a leerme lo nuevo que has publicado de Rebis.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  8. Comienzas el relato incidiendo en esa imagen decadente y oscura de los escenarios en que se desenvuelve la historia, que nos ha acompañado a lo largo de toda la serie. La ciudad abandonada, restos de una tecnología ya obsoleta, y la muy acertada a mi juicio referencia a la herencia envenenada que dejará para nuestros herederos la proliferación de centrales nucleares de fisión, en un país que además está sufriendo como nadie los efectos de una crisis nuclear. Ello te da pie para introducir otro elemento futurista, la tan nombrada fusión nuclear en la que en ese futuro imaginario Japón es, como no, pionera.
    Uno de los aciertos de este capítulo es a mi juicio la concatenación de hechos con los que haces entrar a nuestros amigos en el complejo, algo que sin duda te habrá hecho devanarte bastante los sesos. Ha quedado creíble, dotada de solvencia técnica a la vez que no se hace espesa ni difícil de entender.
    Los diálogos son otro de los puntos fuertes, rebajas las expresiones a un nivel muy coloquial, plagadas de exclamaciones, reflejando la tensión que los infiltrados viven en ese momento. Al final aparece el miedo, una sensación muy humana que hace que renuncien a lo que venían a buscar y abandonen a Ebisu y Lily a su suerte. La Call Girl nos muestra su lado más enigmático, concentrada en averiguarlo todo sobre sí misma como si nada de lo que tiene a su alrededor le importase. Parece que nos acercamos a un punto de inflexión en cuanto a lo determinante que pueda ser el personaje para la resolución de la trama.
    Nos dejas Isidoro con la incógnita de lo que sucederá en el siguiente capítulo, como te he dicho alguna vez la única pega que se te puede poner es lo que tenemos que esperar para la siguiente entrega jeje. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge, pedazo comentario compañero.
      Efectivamente, ese ambiente oscuro, decadente, nos acompaña toda la serie, en todos los escenarios. Aquí he querido salir un poco de la gran ciudad (ya sabes, por eso de la polución) e irme a un lugar un poco más apartado, ja, ja. Aunque sin salirme de ese ambiente. Y en efecto, como muy bien aprecias, eso me da pie para dar más datos sobre ese Japón futuro, incluyendo la referencia a la fusión nuclear.
      También has acertado en el trabajo que me llevó crear toda esta secuencia de la entrada en el complejo. Como tú muy bien sabes, resulta muy difícil ser coherente con una escena de acción como esta, además situada en el futuro. Yo no soy experto en tecnología, sistemas de seguridad, edificios inteligentes y todo eso, así que, pensar en ello era un esfuerzo grande, ja, ja. Tampoco quería complicar demasiado las cosas, porque entonces, el lector se cansaría de tanto rollo, que no estamos en una más de la saga "Misión imposible", ja, ja. Me alegro de que te haya parecido creíble Jorge. Si tú lo dices, me quitas un peso de encima, de lo aseguro.
      En cuanto a los diálogos, una parte que me resultó complicada es darles ese dinamismo que requería la acción cuando, por ejemplo, Yusuri está hablando al mismo tiempo con Hisoka, Ebisu y con el operario del centro. Me imagino que a muchos lectores les habrá costado saber a quién le hablaba en cada momento.
      Ese aspecto enigmático de Lily que resaltas cuando, efectivamente, se sumerge en su objetivo sin que parezca importarle nada de lo que ocurra a su alrededor, es básico en la trama. Por eso he querido ponerle el énfasis adecuado. Pronto tendremos las respuestas.
      Por lo que a la pega que me pones se refiere creo, sinceramente que tienes razón. Si no fuera porque tengo unos estupendos lectores abnegados, estoy seguro de que muchos ya se habían descolgado por esa razón. Por eso, teniendo en cuenta lo que me dices, he decidido publicar el resto de capítulos (serán tres mas) seguidos, sin otros relatos intermedios. No se publicarán tan rápido como todos deseamos (incluido yo), pero al menos no tendrá que pasar un mes entre cada uno.
      Te espero en el próximo, paisano. Sin tus comentarios no sería lo mismo.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  9. Qué rápido abandonaron sus sueños de grandeza ese par, ya se ve en definitiva por qué se les da mejor habitar el submundillo en el que se mueven, a pesar de su avaricia, se les quedan cortas las agallas para más. No sé por qué me dio por pensar que quizá los de la RP les tendieron una trampa para que acudieran por cuenta propia al matadero, o puede que simplemente estuvieran esperando preparados para recibirlos desde hace tiempo... Se pone mucho más interesante la cosa, ¿qué se viene? ¿Los de la RP experimentando con Ebisu para crear un "callboy", de modo inverso a cómo hicieron con Lily, y ella desatando una guerra para que en el proceso no lo conviertan por completo en robot?
    Ya empiezo a extrañar a los ratones de Hisoka y Yusuri -inserte aquí ironía-, aunque no descarto del todo su reaparición en la historia; al menos no del segundo, de quien todavía queda pendiente su escarmiento.
    Me ha encantado el texto y ha quedado genial la entrega!
    ¡Un abrazote, Isidoro! Hasta pronto ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Fitzy, la verdad es que esos dos han actuado de forma muy poco consecuente con su avaricia y sueños de poder y sí, mucho más con su condición de habitantes de las cloacas e instinto de supervivencia. Ahora que, claramente, esos tampoco se esperaban que la cosa se iba a descubrir tan rápido. Las posibilidades que apuntas no son nada descabelladas. Lo que está claro es que algo no cuadra ¿Qué fue lo que dio la alarma?
      Lo de convertir a Ebisu en Call-Boy me parece muy interesante, no creas, ja, ja. Tal vez lo incluya en el argumento, gracias por la sugerencia. Fíjate, un detractor radical de toda esa robotización, convertido en uno de ellos... Un final terrible.
      En cuanto a los ratones, quién sabe. Lo mismo está ya en Odaiba... los muy... En fin, paciencia, que todo se sabrá en breve. En el próximo capítulo tendremos respuestas, prometido.
      Muchísimas gracias por tu fidelidad a la serie amiga, es un placer contar con tus divertidos comentarios que van más allá incluso de lo que yo he imaginado, ja, ja
      Te espero en el próximo. Un abrazo muy grande

      Eliminar
  10. Da gusto cuando percibes que el autor sabe lo que hace, que tiene sobrados conocimientos, en este caso científicos. En este caso la explicación inicial respecto a las centrales de FUSIÓN nuclear sustituidas por las de FISIÓN nuclear es una buena muestra, da seguridad al lector de que ese mundo está trabajado y documentado.
    También me resultan divertidos los guiños a referentes como Matrix, Terminator (no problemo, baby). En este capítulo, hay un detalle, insignificante o no, que me ha llamado la atención. Es cuando Lilly consulta su smartphone, ¿Cuáles son sus contactos? ¿Con quién se comunica aparte del grupo?
    Te felicito también por terminar los capítulos con tremendos Cliffhangers. Algo que los aficionados al género adoramos. Y mecachis ya no tengo más entregas por leer! Un fuerte abrazo, desde luego esta historia pide convertirse en una novela, corta o larga, para ser publicada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me satisface que te haya gustado la mención a las energías alternativas, en este caso la fusión nuclear, compañero David. Soy bastante escrupuloso con la información que doy en un relato, aunque éste sea de Ciencia Ficción. y tú eres de los míos. De las referencias también he abusado un poco, creo yo, pero la verdad, me he divertido bastante incluyéndolas, je, je. En cuanto al detalle del Smartphone, me alegra que lo comentes David, porque me da pie a explicarlo. Evidentemente, no se trata más que de disimular, así que no puede chatear con nadie la pobre Lily. Pero te digo que tuve mis dudas con ese detalle. En principio, el incluir un teléfono móvil me parecía de lo más arcaico en un relato ambientado en el siglo XXII (sobre todo al ritmo que va esta tecnología), y barajé otros elementos, como un catálogo de lencería holográfico o algún otro dispositivo de lo más inverosímil que se me ocurriera. Pero sabes, al final... no pude evitar imaginándome a la Call-Girl, móvil en mano, pasando el rato como tantos y tantas de los que se ven en cualquier lugar. Es una imagen icónica de nuestro tiempo, así que, así se quedó, je, je (licencias de autor, ya sabes)... Ah, y tiene un grupo de Whatsapp: "Amigos del morbo" se llama, ja, ja
      En cuanto a los Cliffhangers, muchas gracias David. Aparte de que a mí también me gustan, creo que es el método más idóneo para hilar capítulos de una serie de estas características. Te quedas, literalmente "colgado" del final hasta que llega la siguiente entrega, ja, jaaa
      Y te equivocas, compañero, ya tienes otra entrega para leer. Muchísimas gracias de nuevo por tu tiempo y por tus interesantes comentarios. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  11. Veo que los protagonistas ha ido a buscar donde conectarse para seguir obteniendo datos. Poco entiendo ese lenguaje es lo que yo deduzco. No se esto de la ciencia ficción lo entiendo poco, pero me meto en el papel de Lily y la veo que se le acaban sus datos y va a buscar más. Me parece que están metidos en un gran ordenador donde procesan todo. A ver que pasa en el próximo capítulo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo lo que dices. Resulta bastante complicado entender muchas cosas cuando todo es terminología técnica y cosas así. Sobre todo si no estás familiarizada con ese tipo de cosas. Valoro mucho que, aun así, te tomes el tiempo de leer la serie y de opinar sobre ella. Te lo agradezco mucho Mari Carmen. Y ya que estamos, te explicaré un poquillo, que yo encantado de resolver tus dudas: Lily Mod tiene un cerebro programado, es decir que, por decirlo así, solo puede pensar y actuar según determinadas condiciones (es como si una parte del mismo lo tuviese apagado, je, je) Para poder desbloquearlo del todo, ser libre para, realmente, pensar por su cuenta, ha de acceder a esa programación y anularla. Por otra parte, a sus compinches también les interesa tener todos esos datos, porque piensan que de esa forma, ellos serán los que obtengan el control. Todo es una cuestión de control, ja, ja. Y por eso necesitan acceder al sistema informático de la RP, burlar toda la seguridad y extraer los datos que necesitan. Y eso no pueden hacerlo desde cualquier ordenador, sino solamente de los que tengan, por decirlo así, las credenciales necesarias para poder acceder a algo tan confidencial. No sé si te habré aclarado mucho, pero bueno, cualquier cosa, no te quedes con la duda.

      Muchos besos

      Eliminar
  12. Me gusta como llevas los diálogos, en esta entrada encuentro que fluyen más que en otras, y cada vez con más acción, amigo Isidoro.

    La verdad es que no dejas de sorprenderme por eso me gusta venir a disfrutar de todos tus capítulos, no puedo perderme ninguno, sino perdería el hilo.

    Muchísimas gracias por hacernos disfrutar con tus relatos, Isidoro, siempre es grato venir a disfrutar de la buena lectura, eres un artistazo.

    Mi admiración y un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conjugar diálogos y acción resulta complicado, por eso estos capítulos resultan especialmente difíciles, al hacer todo mucho más rápido y a la vez intentar dar las respuestas que el lector espera. Comentarios como el tuyo me llenan de satisfacción, porque parece que el esfuerzo no ha sido vano. Muchísimas gracias por todo el ánimo que me das amiga. Y por dedicar un rato a leerme. Siempre es un placer tener lectores tan atentos. Un beso enorme

      Eliminar