lunes, 2 de enero de 2017

Lily Mod 5. Morpho


En entramado de acero y cristal, en medio de la bruma vespertina de Odaiba, los gigantescos rascacielos unían sus esqueletos a través de la red de pasarelas a distintas alturas, por las que millones de habitantes evitaban el descenso a los infiernos en sus desplazamientos diarios. Entre ellas, miles de vehículos aéreos se cruzaban y reflejaban sus luces en los inmensos paneles publicitarios, que se insertaban sobre la estructura, llenando la ciudad de imágenes idílicas, de sonrisas felices, de promesas enlatadas. Cientos de metros más abajo, en los niveles inferiores, las escasas luminarias que permanecían en servicio a duras penas traspasaban la densa oscuridad, creando efectos tenebrosos en el vaho que emanaba de alcantarillas, tragaluces y respiraderos. Porque la ciudad no solo se proyectaba hacia el cielo huyendo de la polución. Toda la red subterránea que antes conformaba el sistema de comunicaciones, de servicios, de aparcamientos, era ahora un submundo tan poblado como el de superficie, pero de seres oscuros, desahuciados incluso de lo más bajo del sustrato social de Odaiba.
 
En uno de aquellos subterráneos, próximo a los antiguos muelles de carga, se escondía un extraño labo, que más podría parecer una vieja chatarrería, donde se amontonaban vehículos de todo tipo, androides y feminoides desmembrados, extraños artilugios y varias mesas con multiescáneres, sistemas informáticos, impresoras 3D, troqueles, pinturas y un sinfín de objetos que, como piezas de coleccionista, se repartían por numerosos anaqueles y vitrinas. Las grandes aspas de dos turbinas de ventilación acompañaban su zumbido intermitente con un baile de luces y sombras que hacían más tenebroso el espacio.
 
Hisoka, también conocido por Sono henkan, el transformador, trabajaba en un rincón, bajo una potente lámpara LED que parecía extraer la escena de contexto.
 
—A pesar de tus innegables cualidades, eres una criatura inacabada, mi querida «on'nanoko»… Pero yo voy a hacer que alcances la perfección.
 
Ante él, un cuerpo femenino desnudo, desprovisto de su epidermis en rostro y cuero cabelludo, descansaba sobre la espalda en una plataforma metálica.
 
La operación consistía en añadir algunos anillos tibiales para aumentar su estatura, dar más volumen a sus senos—un pequeño capricho personal—, quitar ese tatuaje tan horrendo y en su lugar colocar otro, rinoplastia, pómulos, labios y estrato capilar, como cejas, pelo, y ese hortera vello púbico en forma de corazón. En cuanto al iris, no había problema, ella misma era capaz de cambiarlo a voluntad.
 
En aquellos ojos sin párpados, un pequeño pálpito luminoso era el único signo vital.
 
Comenzaría por la parte más complicada, el rostro, pero antes que nada, quería satisfacer su curiosidad morbosa, así que tomó uno de sus instrumentos de precisión y, con la meticulosidad de quien ama su trabajo, descubrió la parte posterior del cráneo. Estudió con deleite cada uno de los circuitos externos y después, separó con sumo cuidado los dos hemisferios cerebrales que, en realidad, hacían de cubierta al verdadero centro neurálgico. De repente, se quedó paralizado. Los dedos le temblaron imperceptiblemente y, soltando sobre la plataforma el instrumento metálico, cerró el puño intentando detener la agitación. Lo que acababa de ver superaba con mucho todo lo que podía imaginar.
 
                                                                     ***
 
Cuando Yusuri volvió a buscar a Lily Mod, no daba crédito a lo que veía. El feminoide estaba ante él, de pie y totalmente inmóvil, como una escultura de cera. Pero si antes, la Call-Girl ya lucía con luz propia, ahora tenía un brillo que, como a las polillas, atraía irremediablemente a quién estuviera cerca de ella. El «cirujano plástico» le había dado un porte más esbelto y, modificando la estructura de omóplatos y clavículas, había conseguido una natural postura de hombros erguidos y pecho proyectado hacia delante. Un pecho, por lo demás… exuberante. Labios carnosos, cejas marcadas y ojos profundos. Melena larga, del color del vino tinto. En el hombro izquierdo, el tatuaje de una mariposa azul del género Morpho. De cerca, sus largas pestañas y sus ojos cambiantes, hechizaban al más escéptico.
 
Hisoka observaba con evidente satisfacción su obra de arte hasta que, pareciendo despertar de un fantástico sueño, torció el gesto y llamó aparte a su cliente.
 
—Has hecho un gran trabajo, Hisoka. Es imposible reconocer en ella a una 361. Sabía que podía confiar en tu pericia…—empezó a decir Yusuri con evidente satisfacción—.
 
—Ya, ya… Mira, Yusuri—le interrumpió apremiante el diseñador e ingeniero en Mecatrónica—, una de mis normas es no hacer preguntas, pero… en este caso tengo que hacer una excepción… Discúlpame.
 
—¿A qué te refieres?—preguntó su cliente, un tanto desconfiado.
 
—Hay algo que creo que no sabes—dijo, mientras empujaba a Yusuri al interior de una especie de almacén de piezas y cerraba la puerta—… ¿De dónde has sacado este juguete?
 
—Eh, bueno… Me la pasó un pringado de la RP que no sabía qué hacer con ella… Tú ya me entiendes…—contestó Yusuri mirando hacia la puerta, cada vez más intrigado por la actitud del ingeniero—.
 
—En parte sí, pero… entonces he de retroceder más… ¿Cómo llegó ella hasta ese tipo?
 
—Pero, vamos a ver… ¿Eso qué importa?—dijo un tanto incomodado por la insistencia de su amigo—. Ni yo mismo llegué a preguntárselo. Es un hacker. Será un tío con mucho vicio que necesita microchips hasta en la cama… Yo solo le ofrecí un buen negocio y él prefirió deshacerse de ella y mandármela de regalo. A fin de cuentas, es imposible desbloquear su sistema de pago… Ni siquiera pudo hacerlo el hacker, por lo que no sirve para otra cosa que para calentar el colchón.
 
—Lo que me has traído es algo más que un generador térmico con tetas.
 
—Ya me he dado cuenta…—Una sonrisa cómplice se dibujó en su rostro—.
 
—No me refiero a eso… Lo interesante está aquí—dijo, tocándose la sien con el dedo índice de la mano derecha—.
 
—No pienso pagarte ni un yen más—replicó Yusuri, a la defensiva—, así que ya la estás activando porque estoy deseando salir de este antro.
 
—¡Ja! Ella misma programó el estado de hibernación por el tiempo que yo le dije que tardaría en completar su transformación. Dentro de quince minutos, tu muñeca, solita, volverá a la vida… Harías bien en aprovechar ese tiempo para escuchar lo que voy a decirte.
 
—Vale. Suéltalo—se resignó, inclinando la frente—.
 
—Este modelo no es un feminoide cualquiera… Ahora comprendo el empeño en quitarlos de la circulación con la excusa de la salida al mercado de la… «versión completa». En realidad no era una «trial», sino un experimento… Y les ha salido mal.
 
Yusuri no comprendía a donde quería llegar el Sono henkan, pero lo que intuía no le gustaba nada.
 
—Verás… —continuó Hisoka—. Yo mismo he estado trabajando en este tema durante muchos años, pero jamás hubiese imaginado que podría completarse. Evidentemente, la RP tiene medios para ello. No podría explicarte los detalles, pero básicamente, han clonado células madre embrionarias y las han desarrollado para configurar el tejido cerebral…
 
—¡A mí no me hables en chino!—protestó airado Yusuri.
 
—Para que me entiendas, han creado un cerebro vivo, lo han encerrado en una cápsula proteínica y lo han insertado en un cuerpo cibernético. Lo que tienes ante ti, es un ser vivo en un cuerpo mecánico.
 
Hisoka, cada vez más excitado, se movía de un lado a otro del pequeño almacén y Yusuri, inmóvil, lo seguía con los ojos.
 
—Ya sé que, dicho así, parece que han tomado a un ser humano y le han dotado de un cuerpo artificial, pero no es exactamente eso. Han desarrollado un cerebro desde cero, pero con la programación de un robot. El objetivo consistía en dotar a sus seres mecánicos de una inteligencia prácticamente equiparable a la de un humano, pero sin recuerdos, sin sentimientos, sin otro aprendizaje que no fuera el programado…
 
—Crear un cerebro, programarlo y darle un cuerpo prácticamente inmortal…—concluyó al fin Yusuri—. No es mala idea.
 
—Eso es—confirmó el ingeniero abriendo los brazos —… Pero les salió mal, y ahora quieren rectificar… No sabemos hasta dónde llega lo orgánico ni dónde comienza lo sintético, ni sabemos cómo han logrado la sinapsis entre las neuronas y el sistema incorporado… Habría que analizar el software a fondo y el nivel de fusión con la estructura orgánica, pero vamos… Sea lo que sea, algo ha fallado. Amigo mío, puede que tu 361 no tenga recuerdos, emociones, que no sepa estructurar razonamientos complejos… Yo que sé. Pero lo que está claro es que, potencialmente…, puede pensar.
 
—Pero… ¿Por qué dices que les ha salido mal?
 
—Evidente… Si no fuese así, no tratarían de deshacerse de todos los ejemplares sin más.
 
—Entonces, su presencia puede ser una bomba de relojería… No puedo tenerla conmigo—Yusuri apartó al ingeniero y se dirigió a la puerta.
 
—Espera, espera… No vamos a matar a la gallina de los huevos de oro. Este pequeño robot, colega, es un tesoro científico…. Sin embargo, hay ciertas incógnitas que hemos de resolver. Como te digo, no la he examinado a fondo, pero dudo mucho que su sistema sea capaz de sintetizar proteínas, por lo que, necesariamente, hubo de tener un aporte externo a través de un suero, de forma periódica. Probablemente, tu amiguita hace semanas que no come.
 
—Pero… entonces no habría ¿muerto?—preguntó con ingenuidad—.
 
En el labo, Lily Mod permanecía en la misma postura, con hierática mirada dirigida hacia la puerta cerrada del almacén. El brillo latente de sus ojos había encendido el iris y en su cerebro biónico, la chispa de la consciencia recorría todas las terminaciones sinápticas, despertando su sistema del trance autoinducido. Tardó unas décimas de segundo en procesar la información, tanto de los cambios en su cuerpo como del entorno. Sin duda, había tomado la decisión correcta. Una mueca se formó en sus labios de forma instantánea, sin que mediase una orden expresa. Era una sonrisa.
 
—¿De dónde has salido, tío… Del siglo pasado?—se burló Hisoka—... Un chute de algún suero especial puede dar a ese pequeño cerebro los nutrientes que necesita para muchos meses. Y si faltasen, algún chivato estaría ya dando el aviso. No… Lo que no sabemos es cuando se metió el último.
 
—¡Me importa una mierda tu ciencia!… Solo me falta que se vuelva loca, o que la mismísima RP venga a buscar a su criatura…
 
—Yusuri, Yusuri…—terció Hisoka, intentando tranquilizarle—. No nos vayamos a esos extremos. Hay muchas preguntas en el aire y, antes de tomar una decisión precipitada, lo mejor es que busquemos algunas respuestas. Ahora no estás solo en esto, amigo.
 
Yusuri no pudo evitar que a su mente regresasen imágenes de momentos en los que Lily Mod había logrado llevarle hasta los límites del éxtasis. Imágenes que creaban en su psique una infinita sensación de necesidad.
 
—¿Ah, sí?... Y tú, ¿por dónde empezarías a buscar?
 
                                                                     ***
 
Ebisu comenzaba a perder la esperanza. El tipo de los ojillos de rata parecía haberse metido bajo tierra con sus congéneres, y no tener ninguna noticia de Lily Mod le hacía pensar que, tal vez la Call-Girl ni siquiera le recordase. A fin de cuentas, no estaba haciendo otra cosa que proyectar sus emociones humanas en un ser inanimado.
 
Esa noche, mientras subía hacia su apartamento en el ascensor panorámico, contemplando los millones de luces multicolores que se extendían hasta el horizonte y daban al cielo un color ambarino, tomó su decisión. No volvería a pensar en Lily. Cuando abrió la puerta del piso, vio en el suelo una nota que alguien había introducido bajo la puerta. La tomó y leyó.
 
«Tu muñeca está conmigo. Tenemos que vernos. Mañana, a las diez, en la Chalmun´s Cantina. Yusuri»
 
Safe Creative #1611289928344

36 comentarios:

  1. ¡¡Puff!! Eso se llama un giro inesperado. Un robot con un cerebro humano. Me imagino que a partir de ahora la historia se va a complicar y estoy impaciente por ver cómo sigue. Me encanta porque parece escrita por un ingeniero experto en robótica. Un abrazo muy fuerte, Isidoro y mis felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, aunque voy siguiendo el esquema general de la obra, la verdad es que hay una parte, más adelante, con la que no estoy del todo convencido. Tengo que cocerla un poco más en el horno, je, je. Pero sí, la cosa se complica, y también tiene un poco más de acción. Veremos cómo resulta, espero que funcione, je, je
      Me gusta que digas que el texto parece escrito por un experto en robótica. Ahí tocas la fibra sensible. En este género, la imaginación es el noventa por ciento, pero yo siempre he creído que a esa imaginación hay que darle un soporte veraz (o más bien lógico-científico), aunque solo sea usando tecnicismos que ni el propio autor comprende, ja, ja… Pero es que, sino, en lugar de ciencia-ficción, estaríamos escribiendo fantasía, o simplemente ficción, ja
      Muchísimas gracias por estar siempre ahí, al quite, en cuanto subo un relato, Ana. Para mí es un enorme privilegio, ya lo sabes.
      Un beso muy grande

      Eliminar
  2. Bueno, bueno, pues parece que esto es un embrión de unos de los posibles desenlaces...lo cierto es que parece que están jugando con fuego...o con una bomba de relojería...A mi me encantaría que de una vez por todas las mujeres fueran, en rigor, las dueñas del cotarro...o dicho en roman paladino, las Reinas del Mambo...pero claro, ellos aún no saben lo que se traen entre manos...

    Es fantástico cómo narras todos los detalles...tan técnicos, como un verdadero ingeniero de la especialidad de los androides...la verdad que es un gusto leerte.
    Isidoro, y yo veo en este relato por capítulos, un guión cinematográfico, tendrás que registrarlo muy en serio, no vaya a ser que en un futuro tengan problemas con los plagiadores...

    Besos, enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Marián, estamos en el punto de inflexión. A partir de aquí, presentados los personajes intervinientes, el nudo está hecho y el desenlace, poco a poco, se irá intuyendo. En este caso al menos, creo que la mujer, aunque cibernética, ya es dueña del cotarro. Aunque sea por los efectos que su presencia tiene entre los hombres de la historia. Sí es cierto que ahora mismo está teniendo un papel más pasivo, cobrando importancia la acción y decisiones del resto, y no parece más que un objeto sexual, que es para lo que, en realidad, fue fabricada. Sin embargo, esa es una visión muy parcial, ya lo sabes… Veremos lo que pasa.
      Me gusta que digas que parece un guion de cine. Esa es la idea, hacerlo muy visual y con la estructura de una película del género. También habrá más acción a partir de ahora. Tengo una fase un poco complicada, pero ya veré como la supero, ja, ja. En cuanto al registro, eso de los plagios es todo un mundo, ja, ja… Fíjate: el otro día fui al cine a ver una peli y… resultó que una parte del argumento coincidía punto por punto con un relato corto (salvando las diferencias, claro) que tengo escrito pero pendiente de publicar en el blog, ja, ja. Y yo pensé: ya verás cómo, cuándo lo saque a la luz va a parecer que el que he copiado he sido yo. Hay veces que es bastante complicado ser original… No hay nada nuevo bajo el sol, je, je
      En fin, Muchísimas gracias, Marián, por seguir la serie y por aportar tus comentarios. Es un placer disfrutar de tu compañía virtual.
      Muchos besos

      Eliminar
    2. A mi me ha pasado a veces, no precisamente con lo que tú dices sobre las tramas y las pelis...porque a veces, y ya son bastantes, en la que tengo ya un un post para publicar y antes de eso aparecen cosas muy parecidas. En fin, será que por el éter pululan elementos desconocidos que se incrustan en nuestros cerebros.

      Y en cuanto a esos "detalles" técnicos, yo creo que haces muy bien en ponerlos; no aburren, lo que hacen es darle más credibilidad.
      Y...el disfrute es mío leyéndote.
      Besos, isidoro.

      Eliminar
    3. Exacto. Eso mismo también me ha pasado a mí, ja, ja. Sí que puede ser eso, como una mente colectiva que, de repente hace que un pensamiento se distribuya por un montón de mentes a la vez, ja, ja. Bueno, la verdad es que es algo que a mí me da un poco de vergüenza. Yo soy muy respetuoso con el trabajo de los demás y me sienta fatal que se pueda pensar que estoy, no ya copiando, sino tomando la idea "prestada" de alguien. Seguro que me entiendes. Pero bueno, supongo que a veces es inevitable.
      Muchos besos, Marián. Nos vemos en tu blog, o el mío

      Eliminar
  3. ¡Vaya! Espero que tenga continuación. Me ha gustado mucho la descripción de los detalles técnicos. La ciencia ficción nunca me ha gustado mucho, pero tengo entre mis favoritos (contándote a ti, por supuesto) a otro bloguero más al que también le gusta escribir de vez en cuando sobre esta temática y, al final, me vais a aficionar, ja, ja, ja.
    Un abrazote, Isidoro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es para mí un honor que me cuentes entre tus favoritos Noemí, y más agradecido si cabe si encima este género no es de tus lecturas preferidas. Estoy encantado de tener visitas de gente no aficionada al género, pues eso quiere decir que llega a todos un poco. Aunque tengo otros relatos de ciencia ficción un poco más "cósmicos", por decirlo de alguna manera, me gusta más este tipo de relatos, más cercanos, más de andar por casa, como digo yo, porque conectan más con nuestras propias vidas.
      Como digo, encantado de tenerte por aquí. Y sí, de momento, la serie tiene continuación. aunque no se va a eternizar, no me gusta escribir series largas, ja, ja
      Un abrazo muy fuerte, Noemí

      Eliminar
    2. Como dices, es un relato bastante cercano. Los cósmicos, entendiendo el término como viajes en naves espaciales, son los que me alejan más de este género. Los que se desarrolan teniendo como escenario la tierra me gustan más. Por ejemplo, David Rubio tiene unos relatos estupendos sobre el contacto entre extraterrestres y humanos. Esos me gustan mucho y este tuyo sobre robótica, también.
      Entiendo también lo que dices sobres las series. A veces se nos eternizan hasta a los que las escribimos, ja, ja, ja. Por eso es bueno cambiar de cuando en cuando de una obra a otra. Yo suelo hacerlo cuando me agobio y eso que las series me encantan.
      ¡Un abrazote, Isidoro!

      Eliminar
  4. Por supuesto es inevitable la mención a (escucha el enlace cuando puedas) con Vangelis – Twilig hthttps://youtu.be/ZlvMW39OBBs
    Y es que va que ni pintado con el escenario de acero y cristal, la red de pasarelas, el tráfico aéreo…el paisaje de un futuro me temo que no tan incierto. Y el contraste con el nivel inferior, casi el infierno ¡lo has bordado compañero!
    Seguro que esta técnica tiene un nombre en el cine, ¡ojalá la leyera nuestro compañero Alejandro Gallardo!... hacer un barrido con la cámara desde las alturas de los edificios hasta el submundo de la chatarreria (música de fondo el zumbido de las aspas). Así es como te he leído Isidoro, atrapada de los ojos al ritmo que marca tu narrativa trepidante y visual…y es que si me lo cuentan bien tal como tú lo cuentas, soy muy obediente y me dejo llevar.
    Has recreado el ambiente perfecto para “asomarme” expectante al interior de los circuitos cerebrales, y el escorzo que has dado te obliga a mirar el relato desde una perspectiva casi moral. No se si has leído (siempre lo nombro porque me encanta), "El asesinato considerado como una de las Bellas Artes, de Thomas de Quincey", y es que bajo la estructura de Lily Mod, al parecer hay un ser humano. Vaya giro de tuerca que te has marcado Isidoro.
    Bueeno, ya tenemos a una renovada Lily. Como soy curiosa fui enseguida a google a ver como son las mariposas morphos ¡preciosas! Y me llamó la atención la manera en que disponen las escamas de la alas según la luz que incida en ellas, como cambian su estructura, color y forma (de ahí la palabreja). Me parece que tienes un gran apego a los detalles(grandes detalles y también guiños, como el que da título al capítulo, pues hay que leerte con los ojos dispuestos y las alas abiertas, porque das pistas continuamente como sin querer queriendo)
    Los diálogos conseguidos.
    La trama a punto de dispararse y a ver que pasa.
    Si ya no lo has hecho, no estaría nada mal que te plantearas que no eres carne de Web, sino un escritor que se merece que lo leamos a la vieja usanza, esta serie hay que leerla en papel (extenderla un poquillo más y yastá)...fíjate que te lo dice alguien no consumidora habitual de CIFI
    Nos vemos en el VI compañero.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por ponerle banda sonora, Isabel. Ahora mismo estoy en un ordenador sin sonido, pero cuando pueda lo escucho y te comento.

      Por lo demás, da gusto escribir para lectores/as como tú. Sí, es lo de siempre, pero tengo que decirlo. Creo que es lo más gratificante de esto. Y enlazo con lo que dices de ser “carne de web”… Sabes, creo que tienes razón. Te contaré. Yo escribo desde siempre, claro está, pero a nivel privado. Sólo hace como unos tres o cuatro años que me decidí a “subirme” a la red, y un par de ellos que me puse en serio con el blog. Qué quieres, la verdad es que me da miedo, esa es la verdad. Creo tener claro que, en cuanto pueda sacar algo más de tiempo (ahora estoy metido en otras historias ajenas a esto de la literatura), me pondré más en serio buscando la publicación de algún trabajo en papel, ya sea autopublicado o dando el coñazo en algunas editoriales, no sé. Ahora que, por otro lado… Te voy a devolver la pelota, amiga: no sé qué proyectos tienes, desde luego, pero si hay alguien que merece tener su obra en papel (y con tapa dura) eres tú. Por cierto, que por ahí has comentado que ya habías escrito al menos un par de novelas más, ¿no es así?, ¿has editado ya algo en papel?, je, je

      Me agrada que menciones la lectura desde un punto de vista moral. En realidad, tras esta trama de sexo, máquinas y humanos, se esconde una reflexión tras la actitud de cada uno de los personajes y sus motivaciones, incluida la multinacional que crea al robot. Si fuese una novela, y no un relato seriado, me extendería más en este punto, como tú muy bien apuntas en tu comentario.

      No he leído el libro de Thomas de Quincey, pero me has picado la curiosidad y el título llama la atención. Me lo apunto.

      En cuanto a los detalles, es así. Por ejemplo, en ese caso, el transformador oculta el viejo código de barras de Lily con un tatuaje y, por supuesto, el que le imprime le da muchos significados al asunto: una mariposa de alas desplegadas (clara alusión a la búsqueda de libertad de Lily) del género morpho (alusivo a su transformación, que da título al episodio) Me gusta mucho jugar con esos detalles y, aunque soy plenamente consciente de que el lector (salvo los más atentos y avispados, que lo pillan todo, ja, ja) no capta más que una mínima parte de todos ellos, no me importa, pues yo disfruto con el juego. ¿A que a ti te pasa lo mismo?

      Por ejemplo, las palabras en cursiva tienen un significado real en japonés, no son inventadas. La Chalmun’s Cantina es el nombre de un local de cine muy especial y en el siguiente capítulo descubrirás cual (aunque si lo pones en Google también, je, je), etc.

      Me alegro mucho de que estés disfrutando con la serie. No sabes lo que significa para mí tenerte como lectora. Un abrazo de los fuertes.

      Eliminar
    2. Gracias por revelarme los entresijos trucos del almendruco, o andamiaje de tu serie Isidoro...es interesante saberlo, y si, no me extraña que te lo pases bien escribiendo, de eso se trata, de entrar en el cuarto de los juegos cuando nos ponemos a escribir.
      Te respondo a tu pregunta...he escrito varias "medias" novelas hace tiempo, están aún en fase determinación - corrección...las sueltos, las pillo, las vuelvo a soltar...
      Lo que si que tengo publicado en auto edición y libro de papel además de ebook, es un libro de cuentos (44 cuentos si no me equivoco), me gusta leer cuentos además de escribirlos, no lo considero para nada un género menor...ahí tenemos al mismísimo Julio Cortázar sin ir más lejos y sin ánimo de compararme con él ¡faltaría!
      El formato papel se ha agotado la segunda edición, se titula "Los contadores de Estrellas" te paso un enlace:

      http://editorialcirculorojo.com/los-contadores-de-estrellas/

      La novela de Villa Herbania que me la estoy tomando en serio, intentaré publicarla aunque me tenga que recorrer todas las editoriales del mundo mundial, y si me la echan patrás, que será lo más probable, entonces la presentaré a algún concurso.

      Fin del rollo Isidoro.

      Un abrazo de los grandes

      Eliminar
    3. ¡Ah que se e olvidaba! esta serie de Lily es muy visual, no estará mal que tocaras alguna puerta de mundo gráfico del comic, ¡y encima se te da bien dibujar!...venga, ánimo compañero, a por ello!!!!!!!!!!!

      Eliminar
    4. ¡Madre mía! No lo conocía. Fuera de Blade Runner o Carros de Fuego, creo que poco más he escuchado de Vangelis. Me he quedado alucinado, sobre todo con las imágenes. Creo que hasta se me ha quedado la boca abierta todo el rato. Es como si hubiese estado en mi mente cuando escribí el relato. Y la música es perfecta. He acompañado una lectura con la música de fondo y me sorprendido una nueva visión de la misma historia. Claro, tenía que ser el autor de la partitura de Blade Runner.
      Muchas gracias por este regalo Isabel.

      Eliminar
    5. Acabo de ver tus últimos mensajes, al actualizar. Así que, "Los contadores de Estrellas". Pues espero que no sea más que el principio, porque tienes madera. Se nota. Me quedo con el enlace... Ah, o sea que ¿has estudiado Bellas Artes? Pues entonces tampoco creo que se te mal el dibujo y la pintura (lo he visto en la reseña biográfica del enlace)... Pues algo más que tenemos en común. Lo del cómic ya se me había ocurrido. Como buen aficionado a ello, siempre lo tengo en mente cuando escribo, supongo que es inevitable. Probablemente de ahí lo visual de mis relatos.
      Lo de Villa Herbania, estoy seguro de terminar viéndolo en papel. Al tiempo.
      Y, por favor, de rollo nada. Es un placer conversar contigo y me interesa todo lo que me cuentas.
      Besos

      Eliminar
  5. La imagen de tu ciudad futurista, amigo Isidoro, me ha llevado a las vistas en "El quinto elemento", "La guerra de los clones" y, por supuesto, en "Blade Runner". Nos muestras la belleza de la ciudad vertical para después zambullirnos en el inframundo y en las habilidades de un nuevo personaje, el transformador, de cuya mano nos desvelas la verdad oculta en Lily Mod.
    Sigo con atención tu relato, amigo. Espero pronto el sexto capítulo de esta novela de auténtica Ciencia Ficción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Bruno. Estoy viendo imágenes de todas esas películas. Las veo cuando escribo esta serie. Supongo que es inevitable imaginar lo que otros han imaginado, je, je. Nuestra mente está llena de imágenes que, a nuestra vez, modificamos para crear otras nuevas, y así hasta el infinito, ja, ja. Sabes, al principio había pensado en ponerle al personaje de Hisoka un apelativo más anglosajón, más de cine americano, pero luego me ha parecido algo totalmente ajeno a mi historia, y he determinado un apelativo japonés y su (más o menos) traducción al castellano y, aunque parezca que me estoy refiriendo al cable que conecta mi PC con la red eléctrica, creo que ha quedado mejor, ja, jaaa
      Sé que eres un fiel seguidor de esta serie y de todo lo que escribo, amigo Bruno, y espero no decepcionarte con el resto de capítulos. Intentaré darlo todo, porque lectores como tú os merecéis lo mejor... ¿Me ha quedado demasiado pelota? Bueno, tú ya sabes compare, usté m'entiende.
      Por cierto, te acuerdas de lo que te dije sobre la conexión con lo que tu contabas en tú capítulo anterior de "Érase una vez en Rebis". Pues, aunque sea un detalle de nada, los dos terminamos el capítulo con un "ciborg", aunque Lily sea de un tipo un poco diferente al tuyo, ja, jaaa
      Y los dos vamos a la par en sendas series de CiFi. Nos vemos en la estación espacial. Un fuerte abrazo, amigo

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho este giro aunque se veía venir que ese robot era muy pero que muy especial. Me tiene intrigada de por dónde vas a guiar la historia.
    El lenguaje que utilizas me parece un acierto y me parece totalmente científico y hace que la historia sea mucho más creíble, vamos que si me dices que eres ingeniero de robótica me lo voy a creer sin ninguna duda, qué dominio y eso hace que las descripciones sean muy buenas y que te metan en el ambiente que estás recreando, hace que tu historia sea muy realista dentro de la ciencia ficción en la que la enmarcas.
    Un beso y feliz año Isidoro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, si, se veía venir. Bueno, te diré que mi primera idea fue mantener su alma de máquina pura (no quería dejar resquicio a una posible humanización porque, además, contrastaba con la personalidad de Ebisu), sin embargo, exigencias del guión (como se dice) me han obligado a introducir ciertos cambios. Espero que, al final, hayan sido para mejor.
      Todo el mundo coincide en el acierto del lenguaje científico usado y la verdad es que me gusta eso, así que seguiré en la misma línea. Coincido contigo en que el lenguaje introduce al lector en el ambiente recreado incluso mejor que largas descripciones llenas de adjetivos. Y resulta mucho más ameno. En los próximos capítulos también habrá un poco más de acción, espero que os gusten porque claro, sabiendo ya muchas cosas, la trama puede resultar más predecible. Ya veremos.
      Muchas gracias por seguir la serie, Conxita. Es un placer contar contigo. Muchos besos y Feliz Año. Ya sabes, nos vemos por las letras

      Eliminar
  7. Yo, al contrario de Hisoka, pienso que el experimento le salió mucho mejor de lo esperado a la RP, tanto así que les asusta conservarlo; seguro que han encontrado en su éxito una amenaza. Me gusta esta nueva entrega de la historia, aunque todavía no me queda claro a dónde habrá de conducirnos con sus vuelcos cada uno de sus personajes. Ya veo que te tomas tu tiempo en la construcción de la trama, así que no tiene sentido que te apure, pero me tienes en ascuas esperando que alguna acción sea la desencadenante del potencial verdadero y oculto de Lily.
    Estarás esperando que los lectores le agarremos mayor cariño a la historia para luego, ¡zas!, lanzarnos una estocada inesperada.
    Excelente el texto, genial, delicadamente detallado... que sí, que sí. Pero y la acción ¿para cuándo?
    ¡Un abrazote, Isidoro!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una observación muy acertada: les ha salido tan bien que les asusta conservarlo. Quizás haya algo de ello. Ya veo que tienes ganas de acción... Bueno, lo cierto es que no deja de ser acción todo lo que discurre, aunque no termine con la cabeza machacada de Yusuri, como tú desearías, ja, ja. Pero no te apures (ya sé que no lo haces, es una forma de hablar), que la verdadera acción comienza en cuanto a los tres tipos se les ocurra la idea más peregrina que me falta por añadir en este disparate futurista. Tú sigue leyendo...
      Un abrazo muy fuerte Fritzy. Y muchas gracias por tu paciencia

      Eliminar
  8. ¡Cómo mola la historia! Leer a Lily es una buena manera de comenzar el 2017, sin duda. ¿Crees que en el futuro se podrá hacer algo tan alucinante? ¿Qué tipo de leyes regularían esto? ¿Debería tener derechos? Espero que en el próximo capítulo nos resuelvas alguna de estas dudas, porque sin duda habrá más y estaremos esperándolos.

    ¡Feliz añio nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en el futuro, esto es lo primero que se va a hacer, ja ja. Total, cerca vamos con tantos avances en la cirugía estética, ja, ja. En cuanto a las leyes y los derechos, amigo Holden, creo que obtendrás alguna respuesta en el próximo capítulo. Eres muy sagaz. aunque también aciertas en que, probablemente, se planteen otros interrogantes. C'est la vie, mon ami. Nos vemos próximamente. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  9. Menuda sorpresa Isidoro, resulta que nuestra Lily es en cierto modo un tanto humana y capaz de elaborar sus propios pensamientos y razonamientos ¿quizás también sus propios sentimientos?. Se veía venir que Lily era una Call Girl especial pero no adivinábamos esto. Contrasta la alusión a Lily como el feminoide destacando su yo robótico, cuando para nosotros es ya alguien con su propia personalidad.
    Desde que empecé a leer este capítulo no dejé de preguntarme el porqué ese cambio de imagen de Lily, ¿tendrá algún propósito? conociéndote seguro que nos tienes alguna sorpresa preparada.
    Por lo demás destacar al igual que el resto de compañeros la solvencia técnica de la escena, que la hace creíble a los lectores. Nos dejas con un final que abre un nuevo interrogante, ¿Qué querrán negociar estos dos con Ebisu?
    Esperamos con ansia el siguiente capítulo compañero, nos tienes intrigados respecto al destino de Lily. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si he de decirte la verdad, Jorge, he tenido ciertos reparos en seguir este hilo de la historia. Me resistía a abandonar el alma mecánica de nuestra Lily, pero bueno, exigencias del guión, je, je. Su yo robótico, ahora mismo, parece tan sólo residual, anclado en esa programación que mantiene su cerebro limitado a lo que sus creadores han decidido para ella aunque, como muy bien observas, puede que sus sentimientos sí puedan romper la red... Veremos lo que ocurre.
      En cuanto al cambio de imagen, no es algo nuevo. Yusuri, y ella misma, consideran que es la mejor forma de escapar de esa "monocromía" que la delataba como una Call-Girl modelo 361 (antes se dice que todos los ejemplares de este modelo son exactamente iguales)... Aunque creo que no ha debido de quedar muy claro todo esto (ya me parecía algo enrevesado de contar)Las sorpresas vendrán por lo que sigue.
      Muchas gracias por acompañarme Jorge. Tus comentarios son especialmente valiosos. Un fuerte abrazo. En breve me paso por el siguiente capítulo de "Lorca", que le tengo ganas, pero soy disciplinado... es lo que tiene.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Buf ando últimamente con las pasadas fechas navideñas algo perdida y me estoy poniendo al día con los blogs, pero veo que tú has comenzado muy bien el año con un bonito relato de Lily, mi querido amigo Isidoro, maravillosas descripciones y ese lenguaje científico que utilizas me deja perpleja, y siempre que te leo me haces descubrir otros mundos.

    Y ese final que me deja esperando el siguiente capítulo.

    Muy Feliz Año tengas, amigo Isidoro, veo que tú has empezado fuerte, y espero nuevos relatos.

    Un placer siempre saborear tus letras.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las Navidades son lo que son y es difícil disponer del tiempo. Uno piensa que los días de vacaciones dan para mucho y descubre que, todo lo contrario, cunden menos, ja, ja
      No te apures por andar perdida, que seguro te recuperas en un suspiro, mmmhhh y en nada te vemos por tu blog deleitándonos la vista y la lectura. Bueno, de hecho, a mí todavía me queda por leer algo tuyo, pero no se me escapa, nooo
      Muchos besos y, por supuesto, Feliz Año 2017

      Eliminar
  11. Amigo vas dando un giro a esta historia que me hace creer que has trabajado en robótica y conoces perfectamente sus perfiles. La ciencia ficciçón no es lo mio, pero esta historia me está superando, la sigo, espero el próximo capítulo con impaciencia. Pasa por mi blog para entrar en el sorteo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que me alegro que te guste, a pesar de que no sea tu lectura favorita. Doble satisfacción. Y un placer tenerte como lectora. Y no trabajo en robótica, pero me halaga que me digas eso, ja, ja. Es un cumplido. Eso sí, me gusta la ciencia, y eso se tenía que notar. Me pasaré por tu blog. Si todavía no he visto lo del sorteo es porque, como voy por orden de lectura de los blogs que sigo, aún no he llegado al tuyo, pero todo se andará, je.
      Un beso muy fuerte Mari Carmen

      Eliminar
  12. Hola, Isidoro. Entre tantos comentarios me temo que no voy a poder aportar nada nuevo. Me gusta como escribes, en ciencia ficción no es nada fácil mantener el equilibrio entre los tecnicismos y el argumento de forma que no decaiga la atención del lector. En tu caso lo logras, haces fácil lo difícil y usas los tecnicismos al servicio de la narración en un tándem que se complementa.

    Interesante lo que vas planteando, desde siempre se viene contemplando una posibilidad semejante en las películas sobre el género: la robótica fusionada con una humanidad cada vez más mecanizada. Lo cierto es que, en los tiempos que corren
    cada vez parece más cercana esta realidad.

    Placer leerte.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un gusto leerte Manoli. El hecho de que sigas mis relatos ya es de agradecer. Si además me escribes, para decirme lo que sea, cómo que no has entendido nada, ja, ja, es un regalo. Sí que es difícil ese equilibrio que comentas, algunas veces tengo la impresión de ser demasiado enrevesado, pero si no lo hago así, me quedo con la sensación de que no he explicado del todo bien lo que quiero contar. Y la verdad, incluso en esto de la CiFi, me preocupa que todo sea, si no realista, al menos lógico.
      El tema de la simbiosis entre el hombre y la máquina es algo que, como muy bien dices, viene planteándose desde hace mucho, no es nada original. Y creo que ya no es tanta ciencia ficción, je, je.
      El placer también es mío, Manoli
      Hasta pronto, un beso gordo

      Eliminar
  13. Un episodio de transición, una tregua explicativa para que el lector comience a entender según qué cosas. Y esta perfectamente introducida. En el capítulo cinco, cuando el lector ya ha sido atrapado por la personalidad de Lily irremediablemente. Sensacional.

    ResponderEliminar
  14. Qué siniestro me ha parecido el "transformador". Admito que se debe en parte a que siempre me inquieta todo lo relacionado con la cirugía plástica y cosas relacionadas jeje. Así que si Yusuri ya era un tipo rastrero, en este capítulo ha aparecido el siniestro. Por otra parte, Lily y su sonrisa parecen delatar que ella quería que los acontecimientos se dieran así, ¿qué tramará su orgánico cerebro? Será interesante averiguarlo cuando te lea los demás capítulos.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siniestro es la palabra, je, je. El "transformador" es el tercer y último personaje con los que Lily entre en contacto. A partir del capítulo que te has leído, la trama comienza a girar, y cada vez más vertiginosamente, alrededor de ellos. Nos irán sorprendiendo, te lo aseguro. En cuanto a Lily, tienes razón, quizás su actitud no sea tan pasiva como parece... Sigue leyendo, compañero, y me cuantas tu opinión, je, je
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  15. Pues me han picado rápido las ganas de regresar a esta historia, y es que no es para menos, me atrapa de una manera brutal.
    "parece que han tomado a un ser humano y le han dotado de un cuerpo artificial, pero no es exactamente eso"... e aquí la principal diferencia entre tu historia y Ghost in the Shell, pero hay muchas más, y la más destacada es la profundidad de tus personajes, y la personalidad de la zona en la que se encuentran, y e que el primer párrafo, descripción física y social de Odaiba me ha parecido sublime, si es verdad que tiene tópicos de la distopía generalizada de la ciencia ficción, pero aún así me ha parecido un texto muy rico y con mucho contenido, ¿y la forma?, insuperable. Frases como "una potente lámpara LED que parecía extraer la escena de contexto" y "El brillo latente de sus ojos había encendido el iris y en su cerebro biónico, la chispa de la consciencia recorría todas las terminaciones sináptica", hacen de cada capítulo un ensueño de futuro cercano, empatía y alucinación con lo descrito, me haces pensar en toda la información recogida sobre el tema de la robótica y la I.A, ¿eres experto en el tema? ¿tu creatividad le da veracidad a lo expuesto? ¿no tengo ni idea de lo que hablo?... en cualquier caso, para mi es una experiencia de goce y alucine.
    ¡Abrazo, Isidoro!

    ResponderEliminar