lunes, 5 de diciembre de 2016

Lily Mod 4. Yusuri

 
Yusuri no daba crédito a sus ojillos de rata, y mucho menos a sus oídos. Se asomó al descansillo y oteó a un lado y a otro. Incluso comprobó el hueco de la escalera y el interior del elevador. Cuando estuvo seguro que nadie más que la chica robot estaba a la puerta de su casa, la invitó a pasar con un ademán de cabeza y, a continuación, echó todos los cerrojos de nuevo.
 
—Vamos a ver—empezó, poniendo un dedo en alto de la mano derecha y la izquierda sujetándose la mandíbula—. Tú no tenías que estar aquí… Pero si estás, mejor que no te vea nadie. ¿Qué pasa?, que tu chulo no tiene huevos para… eh… ¡Espera!... ¿Cómo me has…?
 
—Relájate amor…—dijo Lily, enfatizando las palabras y dirigiéndose, con sensual movimiento de caderas, hacia el único sofá del apartamento—. Estamos solos… Tú y yo. Ebisu no sabe nada, y mucho menos cómo buscarte. Yo tengo mis propios medios.
 
Después de una breve inspección ocular, en la que constató la presencia de antiguas manchas en los cojines así como numerosos ejemplares de cómic hentai, Lily hizo una valoración del nivel de esfuerzo necesario para su cometido y optó por permanecer de pie, desprendiéndose directamente de su vestido, que terminó cubriendo parte del material pornográfico que se amontonaba en caótica dispersión.
 
—Intentó modificar mi programa—continuó la Call-Girl mientras liberaba sus pechos del sujetador—, pero no funcionó… Todo lo más que consiguió fue introducir un bucle en la secuencia de crédito, de forma que, el pago de un servicio puede aplazarse hasta el infinito… No puedo conseguirte dinero, amor, pero me tienes a mí… gratis para siempre.
 
Yusuri, con sus ojillos y la boca tan abiertos como podía, estaba absorto en la contemplación del bamboleo de unos senos que ahora avanzaban hacia él, espolones sonrosados en ristre y directos a la línea de flotación.
 
—Espera…, espera… ¿Entonces… te… manda él?—consiguió articular, dejándose caer pesadamente en la butaca que tenía detrás.
 
—Ya te he dicho que no sabe dónde estás… Él, simplemente tuvo miedo. Su sistema lógico se bloqueó y, lo único que se le ocurrió fue, literalmente, dejarme en la calle… Supongo que pensó que, librándose de mí, se quitaba el problema de encima…
 
A escasos centímetros de Yusuri, el aroma de Lily, diseñado especialmente para causar ese efecto, estimulaba cada una de terminaciones nerviosas susceptibles de respuesta erótica. Cuando el elástico de su braguita comenzó a descubrir el vello púbico, recortado en forma de corazón, él creyó que su órgano se le saldría del pecho.
 
—No… intentes camelarme… ¿Estás queriendo… decirme que… has venido por tu cuenta?—balbuceó buscando saliva que lubricase su asombro.
 
—No exactamente, amor—respondió Lily, deteniendo deliberadamente el descenso de su prenda más íntima—. Anulada la conexión con la central, rige en mi programa la búsqueda de clientes por afinidad y…, en este momento, te aseguro que lo más afín a mi anterior cliente, eres tú… Por otra parte, teniendo en cuenta que tienes crédito vitalicio, insisto… ¡Te ha tocado la lotería!
 
Unas piernas de ensueño separaban el suelo del cielo, cubierto por un encaje celeste a los ojos de Yusuri. Lily Mod se acuclilló ante él y, manipulando con extrema delicadeza en su entrepierna, liberó un miembro hinchado, cuya humedad enjugó con la lengua antes de instalarlo en su cavidad bucal.
 
Treinta segundos de succión bastaron para que Yusuri sintiese inevitable la necesidad de vaciar su vesícula seminal, sin embargo, justo un instante antes del clímax, el dedo experto de Lily, cual aguja de acupuntura, se clavó en el punto preciso del perineo, provocando una oleada de placer de un tipo nunca antes sentido, que sin ser efusivo, inundaba cada poro de la piel de sensaciones indescriptibles. Aquella marea bajó y subió durante muchos e intensos minutos en las expertas manos de la Call-Girl, llevando a Yusuri a territorios de placer inexplorados, hasta que, satisfecha por lo conseguido, mostró clemencia y dejó que un increíble orgasmo liberador vaciase cuerpo y mente del reo.
 
—¡Por el Gran Tengu! Ahora entiendo el precio que os gastáis…—suspiró Yusuri, recostado en la silla, con la cabeza hacia atrás y todos sus miembros colgando—.
 
—Pues… esto es tan sólo un aperitivo, amor—apostilló Lily—. Cuando te recuperes, ponemos toda la carne que tengas en mi horno y la cocinamos… a fuego lento.
 
Yusuri, después de aquel entrante, no tenía muy claro que estuviese preparado para un banquete en toda regla pero, quizás le entrase el postre. Lo que había empezado como pura estrategia para conseguir dinero fácil, había terminado en un regalo inesperado y, si bien su propia naturaleza le instaba a desconfiar de todo, estaba dispuesto a aprovecharlo al máximo.
 
Por su parte, aunque el cerebro electrónico de Lily Mod estaba capacitado para efectuar razonamientos complejos gracias a una programación neurolingüística enfocada a conocer las necesidades más íntimas de sus clientes, los argumentos que la llevaron hasta allí eran extremadamente simples. Ebisu nunca podría hacer frente a la extorsión de Yusuri y ella era la causa del problema. La solución pasaba por anular la voluntad del chantajista. Toda Call-Girl modelo 361 contaba con las armas necesarias para anular cualquier voluntad. Pero para Lily, otro factor determinaba en gran medida su forma de actuar: la curiosidad.
 
En ese preciso instante, a pocas manzanas de allí pero a años luz de distancia en el anonimato de los millones de seres que poblaban Odaiba, Ebisu alargaba la mano en la cama, para comprobar que su amiga le había abandonado.
 
En los días siguientes, Yusuri pudo experimentar los avances de la tecnología al servicio del goce sexual hasta límites que, ni en sus más alocadas fantasías eróticas había podido imaginar. Por supuesto, nada que ver con el polvo recogido al cierre de puertas de un apestoso garito, a lomos de una furcia desganada más preocupada por el chute prometido que por lo que se tiene entre manos; o con la sórdida cabina de un sex shop, espejo negro de muñecas que frotan su clítoris mascando chicle americano.
 
El hijoputa del hacker se lo había estado montando bien, pensaba. Ahora le tocaba disfrutar a él. Bien es cierto que tuvo sus dudas, que mantuvo la vigilancia con la cámara espía y que no bajó la guardia respecto a los movimientos cotidianos de su nueva inquilina, sin embargo, nada hubo en la rutina de Ebisu que le resultase alarmante y, a fin de cuentas, la Call-Girl tan sólo obedecía a una programación. Por muy real que pareciese, no era más que una máquina. Estas ideas y el transcurrir del tiempo, relajaron la conducta de Yusuri que, poco a poco, fue cayendo en las redes de la adicción. Después de tres semanas, aquel mero mecanismo cibernético había cumplido el objetivo para el que había sido creado: hacerse imprescindible.
 
Tan imprescindible como, por razones diferentes, lo era para Ebisu. Cuando éste comprendió que Lily Mod no volvería, empezó también a vislumbrar la posible respuesta a su desaparición. Después de tres semanas, el chantajista no había dado señales de vida, y eso que, el plazo que la había dado para llegar a un acuerdo era de una semana. Todavía no sabía cómo ni por qué, pero ese hecho y el de la marcha de Lily tenían que estar relacionados. El mismo Yusuri le había dicho que la Call-Girl no podía pasar desapercibida por mucho tiempo. Encontrar al extorsionador parecía el paso lógico a seguir.
 
En la distancia, Ebisu escrutaba el millar de luces rectangulares que, como en un mosaico ambarino, punteaban la noche en la oscura silueta de los rascacielos. Sin embargo, él no podía ver ese cuerpo desnudo que le observaba, resaltado su relieve en la penumbra.
 
A Lily no le hacía falta el teleobjetivo que, desde la cámara espía de Yusuri, apuntaba directamente hacia el apartamento de Ebisu. Inmóvil tras el ventanal, con las yemas de sus dedos tocando el frío cristal, sus ojos avellana taladraban la noche para llegar hasta él, para leer cada uno de sus movimientos y registrarlo en su portentosa memoria. A su espalda, unos ojillos de rata memorizaban cada curva, cada línea dibujada para dar placer en aquella piel sintética.
 
—El problema es que eres demasiado evidente, como una bandera—dijo de repente Yusuri, al tiempo que, con los palillos, introducía una gavilla de fideos en la boca—. Ebisu te perdió porque yo te encontré. El proceso puede volver a repetirse. Este barrio está lleno de hampones rebuscando en la basura.
 
—Los creadores nos diseñaron para ser bandera—dijo Lily sin volverse—, estandarte de primera línea en su objetivo…
 
—¿Objetivo?... ¿Qué objetivo?—preguntó Yusuri entre diente y fideos.
 
—El control…
 
—¡Qué control ni que mierda!—bramó el chantajista, escupiendo pasta y curry mientras accionaba sus palillos en el aire—. Ese hacker de pacotilla se ha reído de la mismísima RP, les robó uno de sus modelitos para él solito… Y ahora yo me he reído también y, como el que ríe último, ríe mejor… pues yo me quedo con el premio.
 
—Y cómo piensas evitar que otro te lo quite a ti…—dijo Lily mientras se giraba y apoyaba su trasero contra el frío cristal— si, como has dicho, mi aspecto me delata.
 
—Eso puede arreglarse… Yo conozco a la persona adecuada.
 
Safe Creative #1611129809734

33 comentarios:

  1. Me he leído este capítulo del tirón, Isidoro. Lo has escrito de modo que el lector necesite avanzar a cada línea, movido por la curiosidad. Creas una atmósfera a un tiempo sórdida (la descripción del apartamento de Yusuri es muy gráfica) y sensual, con la call-girl presidiendo y dominando la escena por completo.
    El encuentro sexual entre Lily y el chantajista es de los que hacen subir la temperatura, moviéndote con acierto entre lo explícito y lo que el lector puede intuir. No se que impresión causará entre las lectoras femeninas, pero la imagen que has conseguido crear de Lily está realmente cargada de sensualidad.
    En el anterior episodio pensé que Lily terminaría por acabar con Yusuri, sin embargo la forma en la que ejerce su poder va más en consonancia con las armas con las que sus creadores la han dotado, un acierto por tu parte. Por otro lado, y suponiendo que Lily siguiera las leyes de la robótica enunciadas en su día por el maestro Asimov, sería incapaz debido a su programación de infringir un daño directo a cualquier ser humano (desconozco si el personaje se rige por tales leyes)
    Nos dejas con dos incógnitas abiertas que nos hacen esperar con ansia el próximo capítulo. Por una lado si Ebisu logrará dar con el paradero de los amantes (algo que creo intuir que es lo que busca Lily); y por otra parte que se trae entre manos Yusuri para impedirlo.
    Por cierto, la imagen que ilustra el relato la has hecho tu? porque le viene al pelo para imaginarnos el lugar en el que se desarrolla la escena.
    Sólo una pega se puede poner a esta serie Isidoro, y es que como ya te comenté en alguna ocasión, el espaciado entre la publicación de los capítulos nos deja demasiado tiempo con la miel en los labios.
    Tengo que felicitarte por la saga de Lily Mod que se está convirtiendo en todo un referente en tu blog, al más puro estilo Asimoviano, si se me permite la expresión. Un abrazo paisano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Jorge, tus comentarios son un tesoro, sin duda. Aprecio muchísimo el interés que te tomas, de verdad, y esas lecturas que haces, pegas incluidas (si no pusieses alguna creería que eres demasiado indulgente, ja, ja)
      Eso de sórdido a par que sensual, es precisamente el efecto que quería conseguir. No sabes cuando me alegra que me lo digas. En este capítulo, efectivamente, he cargado he añadido a Lily una carga importante de sensualidad y sexualidad, enfatizando un poco más algunas de sus características iniciales (a fin de cuentas, es una call-girl cibernética). El que Lily matase a Yusuri era demasiado fácil, je, je, y no me gusta matar a un personaje en un solo capítulo, prefiero jugar con ellos. En cuanto a las leyes de la robótica (veo que estás puesto en Asimov, lo cual no me sorprende en absoluto), de momento es pronto para decir si Lily está sujeta a ellas o no... quizás el próximo capítulo. En todo caso, creo que Lily nos va a sorprender un poco más. En cuanto a las incógnitas que se te plantean, creo que las vas a ver resueltas en ese próximo episodio, espero que te queden ganas de seguir leyendo.
      La imagen... Bueno, te confesaré que, la creación de mis ilustraciones tiene un poco de collage. Busco elementos en la red, los uno, los modifico, añado mi propio dibujo, etc, etc. Ya sabes, la magia del Photoshop. Pero siempre busco crear una imagen que ilustre lo mejor posible el relato que tengo entre manos. Y eso fue lo que hice con el apartamento de Yusuri. Conste que la imagen siempre es posterior al texto, en cualquiera de mis relatos.
      En cuanto a tu pega, lo admito. No quiero focalizar demasiado el blog en un solo relato, pero reconozco que ello haca más larga la espera entre capítulos. Tendré que cambiar eso de alguna manera. Yo tengo todavía pendiente la lectura de "Buscando a Lorca" desde el capítulo 2. Si no te he leído todavía es ponqué intento seguir el orden de todos los blogs que voy leyendo... Ardua tarea, pardiez. Pero llegaré, eh, llegaré.
      Hasta entonces, un fuerte abrazo, compañero

      Eliminar
  2. Me admira la capacidad de iniciativa de Lily, su talento para manipular a Yusuri utilizando sus armas de mujer, autómata pero mujer. Es más humana que muchas personas y de una inteligencia que conquista al lector. Una gran saga, como dice Jorge.

    Mis felicitaciones y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus apreciaciones Ana. Realmente, es todo un personaje esta Lily. Fíjate que me controla incluso a mí. Ella dicta mis palabras, ja, ja. Bueno, en serio, lo cierto es que se trata de un autómata que, de eso tiene bien poco... Quizás nos aguarden más sorpresas en los siguientes capítulos. De nuevo muchas gracias por leerme con esa fidelidad, Ana. Es un privilegio. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. No he leído los anteriores capítulos de esta fantástica saga(algo que tengo que subsanar cuánto antes, según descubro ahora), pero, en lo tocante a este, solo se me ocurre una palabra: genial. Toda la atmósfera está recreada admirablemente y esta robot o callgirl viene sin duda de una tecnología superior que tiene mucho que enseñarnos... Coincido en que el encuentro sexual está narrado impecablemente bien y no sobra ni falta nada, es más, creo que difícilmente podría alcanzarse una mejor descripción teniendo en cuenta la naturaleza robótica de la chica. No debe ser nada fácil subir la temperatura a manos de la tecnología, pero tú lo consigues. Subyacen en toda la trama las ocultas motivaciones de los personajes que llevan al lector a querer saber más, eso, y el fantástico universo de Odaiba, que tan bien dejas entrever.

    Como soy de las que le gusta apuntar algo de mejora, por decirte una pequeña cosa, en mi caso el nivel de atención ha caído (muy ligeramente, por supuesto) cuando vienen las explicaciones y muestras los pensamientos de Yusuri enlazados a las posibles intenciones de Ebisu, hay algo en esa mezcla que, posiblemente por no haber leído yo los anteriores capítulos, se me escapa, por lo que no estoy en condiciones de atribuirte.

    Admiro tu forma tan fluida de narrar que arrastra al lector al universo de la historia que estás contando.

    Placer leerte, Isidoro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras Manoli, es un gusto. Por supuesto, te invito a leer el resto de capítulos. Sólo hay otros 3 y se leen en un pis-pas. Una de las cosas que intento cuidar es el ambiente, dibujar el entorno donde se mueve Lily. No quiero que simplemente se lea su historia, sino que se visualice el mundo donde se inserta. Además están, como tú muy bien observas, esas oscuras motivaciones de los personajes. Todos ellos (incluso los que restan por salir) tienen sus motivos para actuar como lo hacen, y no siempre es lo que parece. Esa parte oculta, la que subyace por debajo de las palabras, es lo que me gustaría que el lector llegase a ver sin que tuviese que explicar demasiado. Tus palabras me animan mucho en ese sentido.
      Y por eso me alegra también que me apuntes el descenso de interés a tenor de las explicaciones sobre los pensamientos de Yusuri y Ebisu. Esa es de las partes donde dudo si estará bien explicar ese tipo de cosas o es mejor dejarlo a la percepción del lector. Lo voy a tener muy en cuenta para la continuación de la serie. Muchísimas gracias por tu sugerencia.
      El placer es mío, al leer tus acertados y sinceros comentarios
      Un beso enorme

      Eliminar
  4. Hola Isidoro,
    Cada nuevo capítulo es una muestra de una gran imaginación, de un lenguaje cuidado y perfecto para la escena que describes.

    Es fácil como lectora recrear visualmente esa escena que tus palabras describen, engancha como lectora y tienes que leer con avidez, los diálogos están muy cuidados, recreas perfectamente las escenas y creas un ambiente que hace entender la dificultad en no caer preso de una adicción por Lily.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por estas palabras Conxita, me agrada mucho que digas todo eso, porque significa que me he acercado mucho a lo que quería transmitir con este relato. Aunque con lectoras como tú, es fácil, sois un receptor ideal, y un placer escribir para vosotros. Espero que continúes conmigo en los siguientes capítulos y me cuentes tus impresiones. Esta parte es la que más me gusta cuando publico algo en el blog, je, je
      Un beso enorme

      Eliminar
  5. Isidoro una vez mas nos dejas con la miel en los labios. Esta vez has llevado a lily a una escena erótica muy bien escrita donde describes muy bien cada momento. Esperamos que pronto nos deleites con otro nuevo capítulo de esta saga. Un abrazo

    P.D. Amigo te corrijo una pequeña errata. El el grupo 15 grupo donde comienza Treinta segundos de succión...... en la 5º fila pone Inundaba cara poro de la piel , quizás quisiste decir cada poro. Lo demás está todo perfectamente escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Mamen, me gusta dejaros con la miel en los labios, así, con la boquita abierta esperando mi siguiente bocado, ja, ja. Me alegra mucho que te haya gustado y espero contar contigo para el resto de capítulos, ya me cuentas. Por cierto, muchas gracias por la corrección. Siempre releo y corrijo todo lo que veo, pero fíjate, aún así, muchas veces se te escapa algo Menos mal que tengo la suerte de contar con atentos lectores/as. Muchísimas gracias, ahora mismo lo corrijo
      Besos

      Eliminar
  6. Nos has estado hablando, desde que comenzó esta nueva saga, de las virtudes de las Call-girls a la que pertenece Lily Mod, pero hasta este capítulo no has hecho evidente las razones de su éxito, y precio, en el futuro que has imaginado para nosotros.
    Lily está aprendiendo, conociendo las debilidades humanas y las diferentes formas de ejercer el control. Me pregunto dónde acabará está historia. ¿Llegará a la presidencia o su viaje de estudios es sólo de tipo personal? Sólo tú lo sabes, amigo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, he creído que era hora de hacer evidente la razón del éxito de estas Call-girls cibernéticas, je, je. Espero que la sección femenina no se me eche encima, pero estamos hablando de un mundo de hombres (aunque por ahí se menciona el que existen también los prototipos masculinos, no forman parte de la historia), donde las relaciones sexuales, e incluso afectivas, se deshumanizan y la mujer pasa a ser, literalmente, un objeto. Cada personaje es el ejemplo de una forma de enfrentarse a esa deshumanización, a esa objetivación. Veremos que sale de todo esto, porque, como tú muy bien intuyes, Lily también tiene algo que decir. Sabes, tu pregunta es muy buena. No había pensado en la presidencia... je, je
      Un fuerte abrazo, compañero

      Eliminar
  7. Claro, claro, Lily no podía darle un escarmiento a Yusuri y "acabar" con él sin preámbulos de una forma distinta a la del relato, no. Tenía que ir y seguir siendo aquello para lo que la habían creado: una muñeca sexual (en apariencia)... Pero igual se me frustra el morbo de encontrarme al hombre con sus ojillos de rata abiertos de par en par muerto en mitad del éxtasis, aunque, por supuesto, esa habría sido una muerte demasiado placentera para él.
    A ver qué le tendrá preparado en verdad Lily, quien se perfila de a poco como una femme fatale. Sé que esconde mucho más su personaje y ya me estoy armando de paciencia para leer en otra entrada cómo va tomando forma (o no) su maldad.
    Un gusto disfrutar de tus textos, Isidoro! ¡Un abrazote!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco esa dosis infinita de paciencia Fritzy. Veo que el tipo-rata está generando muy mal rollo, pero claro, se lo ha buscado él mismo. Lo que pasa es que, puede que Lily, a pesar de sus características humanizadas, no tenga esa necesidad de acabar con la vida de un ser miserable por el simple placer de hacerlo, ja, ja. Quizás busque otra cosa.. o no. A lo mejor, simplemente, observa y se deja llevar. En todo caso, te agradezco un montón tu fidelidad. Algo de lo que esconde su personaje, creo que lo vas a descubrir en el próximo capítulo. Sigue leyendo.
      El mismo gusto es disfrutar de tus comentarios, Fritzy. Un fortísimo abrazo

      Eliminar
  8. Madre mía qué imaginación tienes, amigo Isidoro, me dejas impresionada, una vez más, hasta dónde eres capaz de llegar con tu imaginación, creando este tipo de personajes mecanizados, y además, consigues que nos dejes al final con pensar qué pasará en el siguiente capítulo, enganchándonos con cada uno de ellos.

    Tienes una manera de narrar los textos que me impresionas, Isidoro, y es que además, me haces ir visualizando las escenas.

    Un placer siempre leerte, chapó Isidoro.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, María. Que digas que tengo una imaginación tremenda es el mejor de los piropos, je, je. Ahora que, cada vez me cuesta más sacar una nueva idea de la manga. Espero que no se acabe el gas. Bueno, la verdad es que, en las series es donde menos me cuesta, porque es como si la historia ya estuviese hilada, y continuarla fuese mucho más fácil que empezar algo nuevo. En este caso me cuesta mucho, porque es un género que me gusta y me llegan muchas cosas a la cabeza cada vez que me pongo a escribir. Me alegro de tenerte enganchada porque sé que la Ciencia Ficción no es algo que guste a todo el mundo. Para mí, es el mayor de los premios contar con tu atención y tus palabras, siempre dándome tanto ánimo. Y lo mismo digo de los comentarios en tu propio blog. Un auténtico placer, María. Un beso enorme

      Eliminar
  9. Te acabo de nominar para hacer un tag sobre libros y lecturas. no estás obligado a contestar a las preguntasTe pongo la dirección para que recojas el testigo:https://mariacarmenpiriz.blogspot.com.es/2016/12/tag-encuesta-de-libros-y-lecturas.html
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mamen, por supuesto, en cuanto cuente con un poco de tiempo para ello, me pongo con las preguntas que plantea el tag.
      Un beso enorme

      Eliminar
  10. Me gusta mucho lo preciso que eres hasta con los detalles pequeños (me suelo fijar mucho en esas cosas) Te pongo el ejemplo de cuando Yusuri se asomó al descansillo y “oteó”…en esta ocasión el descansillo de las escaleras han funcionado como un otero, loma, lugar elevado o alto, así que el vocablo otear está plenamente justificado.
    También he visto con claridad el “ademán de la cabeza” cuando hizo pasar a la chica robot. Me cuesta más entender el otro gesto de “…poniendo un dedo en lo alto de la mano derecha y la izquierda sujetándose la barbilla”…he intentado imitar el gesto y ni me sale ni lo entiendo ¿…?
    ¡Oye Isidoro …lo de saliva lubricando su asombro…qué buena expresión para el contexto en el que la utilizas!
    Las partes gráficas como tocan, con realismo, al pan pan y al sexo sexo, sin florituras, que al fin y al cabo Lily es lo que es, no Sor Lily…y además hace muy bien el trabajo para el que está programada, que no le duran ni 30 segundos los clientes. Al principio creí que se iba a cargar al chantajista a base de "polvos" no tan cósmicos, pero sería un recurso demasiado fácil, y ya empiezo a conocer tu manera de escribir, en como te gusta complicar las tramas (y eso es de escritor compañero)
    Lily tiene una cualidad que le hacer ser humana: la curiosidad, además de tener emociones no programadas, y eso es justamente lo que la hace tan especial y única, tan “no seriada”

    Ya veremos como se resuelven los conflictos planteados y como sale la pareja del atolladero. Estoy intrigada. No me lo pienso perder.

    Hasta pronto Isidoro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué comentario más enriquecedor, Isabel. Muchas gracias. Efectivamente, ya me vas conociendo. Aprecio y cuido los detalles y no me gusta recurrir a lo fácil, como lo de matar al malo. Prefiero imaginar una evolución lógica de la trama en consonancia con lo que estoy narrando y además original. Muchas veces no es tan fácil, pues llegas tu solito a un callejón sin salida del que luego no eres capaz de salir. Espero que no me pase, je, je. En cuanto al sexo, es lo pensado. Lily es una prostituta cibernética. No hay que perderlo de vista e idealizar al personaje. Esto entronca con lo que acabo de decir de la trama lógica. Ella puede tener curiosidad, un principio de emociones, etc., pero no por ello es lógico que abandone su programa así, sin más... Bueno, ya me contarás en el resto de capítulos.
      En todo caso, en cuanto a esas emociones y demás, hay cosas que todavía no sabemos y que se desvelaráan próximamente. Quizás ello nos haga entender lo que ahora se nos escapa.
      Y muchas veces, uno sale del atolladero de la forma más tonta... Ya veremos.
      Ah, lo del gesto de la mandíbula y el dedo... en fin... Uno repasa y repasa y, al final, un lector te hace ver algo tan tonto como eso en lo que no habías caído. Quise representar un gesto pensativo, como de estar sopoesando la situación y a la vez, pidiendo un alto para calibrarla. Se me ocurrió que hiciese como si frotase la barbilla con una mano mientras con la otra hiciese un gesto de atención. Sí, ya sé, un poco raro, pero es lo único que se me ocurrió al principio y luego no caí en revisarlo, dejñandolo como lo había bocetado. Sabes quién era el detective Colombo, de la tele. Él tenía muchas veces ese gesto que yo quería representar, pero se tocaba la frente con una mano y con la otra ponía el dedo índice en alto. Te agradezco la observación Isabel, me ayuda mucho que me digas estas cosas.
      Muchas gracias por tu tiempo y tus estupendos comentarios. Espero que te siga gustando la serie en los próximos capítulos.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
    2. ¡Anda! ahora caigo en el gesto (estoy poniendo el gesto)...es que soy más despistada que Colombo :)

      Eliminar
    3. No, no, que tienes razón, eh... El gesto era un poco rebuscado, lo reconozco, y mejor hubiera quedado si hubiese puesto barbilla en lugar de mandíbula
      Besos

      Eliminar
  11. Isidoro, estás hecho un verdadero artista creando "humanos artificiales". Una "replicante" de mujer que nada tiene que envidiar a la inteligentísima Rachael de Blade Runner. Lily, tiene, además, todos los atributos de la "mujer fatal"...con su aroma y su voz aterciopelada...pronunciando "amor"...que a saber qué sutilezas empleará para otras frases más íntimas...
    Y al final pones una guinda al pastel...y claro ya estamos sedientos y hambrientos de su continuación...
    Fenomenalmente escrito todo, en ese estilo que tan bien dominas de ciencia-ficción. Para mi gusto creo que lo bordas.

    Montón de besos y feliz año 2017.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marián
      No eres la primera en mencionar Blade Runner, esa obra maestra de la ciencia-ficción, para comentar mi relato. La verdad es que es para mí un honor que encontréis semejanzas entre mi pequeña aportación al género y esa obra porque, consciente o inconscientemente, hereda muchas cosas de la misma. Lo primero, esa imagen de la IA, del replicante, que tantos guiones ha dado al cine y la literatura. Y también es por ello que me da un poco de miedo adentrarme en algo que tantas veces ha sido tratado, porque siento que poco o nada original puedo poner yo que no se haya contado. Y me infunde mucho ánimo, por eso mismo, que resaltes el esfuerzo que hago en tratar los aspectos técnicos, algo que intento cuidar precisamente para dar un poco de esa originalidad a mi historia. Sólo espero que no lleguen a cansar tantos tecnicismos y la trama resulte entretenida. Por eso también meto mucho diálogo, para hacer la cosa más amena y dinámica.
      De nuevo muchísimas gracias por tu lectura y por tus valiosos comentarios amiga
      Muchos Besos e igualmente te deseo un Feliz 2017, que espero seguir compartiendo contigo por estas redes

      Eliminar
  12. Después de tanto tiempo sin pasarme por aquí por buscar el momento idóneo para ponerme al día con esta joyita literaria, por fin llegó el día. Hoy leí los capítulos que me faltaban de arriba a abajo y no puedo dejar de estar más impresionada...
    Al principio te comentaba que habías sabido dar vida a un ambiente futurista a la perfección con pequeños detalles y matices que de vez en cuando aparecen en los párrafos de tu historia. Pero esto va aún más allá cuando veo la cantidad de información y esfuerzo que has puesto en este último capítulo. No sé si has estudiado algo en referencia con biología humana o electrónica, no tengo ni la más remota idea pero aún sin tenerla, soy capaz de asimilar un montón de conocimientos que se desprenden de tus letras. Todo esto es lo que le da un toque más realista a la historia y sobre todo lo que nos da a entender la pasión que hay detrás de quién la escribe.

    Estoy realmente esperando la siguiente "entrega", la verdad es que no sé qué giro puede tomar esto, me espero cualquier comportamiento y cualquier acción y eso es fantástico porque queda a tu libre albedrío lo que hagas con los personajes, nos parecerá asombroso igualmente ¡Te lo aseguro!

    Muy buen trabajo, como siempre. Un abrazo y feliz año :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre eres bien recibida, Beatrice
      Gracias por calificar a mi blog de joyita literaria, se va a poner colorado. Me gusta la ciencia, aparte de la ficción, y unas veces preguntando (¿Sería posible que...?), otras investigando y las más imaginando, resulta gratificante el esfuerzo necesario para dar vida a un relato de este tipo. Me alegra mucho que gente que, habitualmente no se acerca a este género, lea mis historias y, encima, les gusten. Ya he comentado por ahí que no me gusta inventar por inventar, que me preocupo en darle lógica a todos los procesos, aunque sea la creación de un ser mitad humano, mitad robot. Y tú, como yo, sabes muy bien lo que disfrutamos precisamente dando vida, corporeidad y sentimientos a esos personajes, que además, seguro que tienen un trocito de nosotros mismos.
      Una cosa: Después de este, hay otro capítulo, el Lily 5. Por lo que dices en el último párrafo, no sé si es que el comentario has querido ponerlo en esa última entrada y se te has ido al anterior sin quererlo, o si no te lo has leído. Por si acaso, como no me queda claro, te lo digo.
      Muchísimas gracias de nuevo, por tus lecturas y tus palabras. Un placer tenerte por aquí. Feliz año y un fuerte abrazo

      Eliminar
  13. Bueno, pues ya lo leí. Lo primero, en broma pero en serio, que te has pasado un huevazo con la ilustración. Es broma, quiero decir que es letalmente sexy, pinta de stripper y de sex machine, nunca mejor dicho. ¿Y en qué tienda dices que vendían estas muñecas? Pues Lily directa al grano, se saca la ropa y el otro cae rendido ante la belleza, la tentación erótica y la perspectiva de tanto placer. Como agudamente apunta algún comentario, matarlo a polvos era una opción hasta lógica, pero como dices tú, matar al malo es demasiado fácil. Me fascina que ahora la trama puede tomar muchos derroteros y complicarse. Lily ha hecho aquello para lo que se la programó. No solo seducir y practicar sexo, sino ejercer el control y la anulación de la voluntad del otro, como dices, y eso es una muestra de que no deja de ser un ser muy inteligente, frío y analítico, aunque con esos rasgos humanos que le has atribuido y que la hacen tan especial y si cabe más atractiva, más allá de lo físico. Bueno, seguiré ya otro día, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que, resulta curioso. Siendo un ser robótico, presenta una infinidad de posibilidades para un escritor. Y fíjate que empezó como un cuento corto sin perspectivas de ampliación. No si, cuando dicen que tus propios personajes cobran vida... En todo caso, no quiero alargar demasiado la serie. No soy amigo de los culebrones. Casi prefiero hacer varias series con el mismo personajes y de argumentos cerrados que eternizarme con una exprimiendo todas sus posibilidades. Sin embargo, te diré que, todavía te esperan algunas sorpresitas. Cuando quieras ya sabes que estamos por aquí, compañero. Lily y yo agradecemos tu visita.
      Por cierto que,... ojalá supiera yo dónde se venden esas muñecas, ja, ja. Menos mal que la imaginación es libre
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Ay Mary Jane que diga Lily Mod y la lotería, justo lo que hablábamos en el anterior capítulo jaja, muy buen guiño la verdad. Admito que no pensaba que el extorsionador fuese a vivir tanto placer con Lily (sí, la naturaleza de ella hace que las posibilidades fueran altas), pero tarde o temprano lo bueno se acaba. Espero que el pobre Ebisu vuelva a reencontrarse con Lily, creo que le hacía mucho bien a la hora de volver a sentirse un humano sociable y redescubrir experiencias y sensaciones que si bien no vivió en demasía, sí merecen la pena.

    Como siempre un placer leerte. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo encantado de tenerte por aquí, José Carlos. Sé que el tiempo es oro, así que aprecio el que me dedicas, en lo que vale, je, je. No te voy a adelantar nada porque hay unos cuantos capítulos ya publicados y no quiero destriparte la historia, pero lo cierto es que, a Lily y e Ebisu, juntos, les quedan algunos momentos, je, je. Y otra cosa: me resulta francamente divertido introducir múltiples referencias medio escondidas muchas de las películas de Ciencia Ficción que marcaron nuestra vida y tú, que eres un experto, estoy seguro que irás descubriendo.
      Por aquí te espero, compañero. Siempre es un placer leer tus comentarios. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  15. Hola Isidoro, aunque ya había leído estos primeros cuatro episodios, he vuelto a ellos para tener fresca la trama de cara a los siguientes. Te aseguro que me han impactado de la misma manera que la primera vez. El personaje de Lily crece en cada entrega, es un ejemplo de que no hace falta describir todo un ambiente o un mundo, basta escoger tres o cuatro elementos para que el lector llene los huecos. Que duda cabe que la carga erótica siempre es un aliciente, pero el ambiente a lo Blade Runner le da un toque elegante. Los personajes humanos, tan distintos entre sí, ella adaptándose a cada uno de ellos. Y una narración directa, de esas que el lector no se da cuenta de lo bien escrito que está, consigues la magia de la ficción, que el lector visualice el mundo que has creado, olvidándose de que está leyendo, de todo el ruido que le rodea. Un abrazo! Y mi sincera enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David. Te agradezco muchísimo, no sólo que sigas la serie, lo que sé porque ya antes me lo has dicho, sino que te tomes el interés de leerte de nuevo los capítulos para hacerte estos estupendos comentarios en cada uno de ellos. Muy acertada tu observación de que basta escoger ciertos elementos para que el lector complete la historia. También a mi modo de ver, esa es la magia de un buen texto. El relato denso, que deja ni un detalle fuera de plano, en relatos de este tipo, puede resultar perjudicial. Creo que es mejor quedarse corto que pasarse. Nunca hay que menospreciar la imaginación del lector, ja, ja
      La carga erótica en este caso va implícita en el tema y me ayuda mucho a crear ese ambiente sugerente, caliente y frío a la vez, según se requiera. Como cuando Lily apoya su trasero contra el frío cristal...
      Y, en la adaptación está la fuerza. Ya volveremos a hablar en los siguientes capítulos David. Por de pronto, de nuevo muchísimas gracias por dedicarme tu tiempo, que sé que nunca sobra.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  16. Hola Isidoro, tras un tiempo desaparecido de la red, regreso a tu casa a retomar esta increíble historia que dejé casi en su umbral de obertura. Y ha sido un placer volver a bañarme en tus letras, en la magnífica piscina de Lily Mod, una experiencia sensorial alucinante. No puedo más que decir cosas buenas de cada uno de los capítulos que leo, la construcción de las frases, la atmósfera, y el nivel de sensaciones son extraordinarias, una gozada de lectura.
    Me quedo con esta frase para enmarcar "balbuceó buscando saliva que lubricase su asombro". ¡Para flipar!
    Gran escritor, cuando te leo me pregunto, ¿por que puñetas no está en una librería este hombre?
    Continuaré... cuando me pique. jajaja, estoy en mil cosas.
    ¡Abrazo, Compañero! ;)

    ResponderEliminar